¿De qué sirve actualmente tener “cultura general”?

El concepto de cultura general en nuestro tiempo ha caído en desuso y aun en desprestigio. Alguna vez, no hace mucho, la idea de “cultura general” fue sumamente apreciada y, lo que es más importante, fomentada. Saber mucho y de todo fue una fórmula y una práctica que se alimentaron lo mismo de enciclopedias infantiles y juveniles, que de juegos de mesa y juguetes electrónicos que hacían del conocimiento amplio y variado su materia lúdica, incluso de programas radiales y de televisión que premiaban esto que podría considerarse una actitud de vida, esa mezcla de curiosidad, memoria y también afán de acumulación dirigido al saber de todas las materias posibles.


Ahora, sin embargo, “ser culto” se ve más como una extravagancia y una rareza que como la normalidad a la que la mayoría debería aspirar.

Nuestra época, a diferencia del saber enciclopédico renacentista prefiere la especialización y la parcelación del conocimiento: saber mucho pero sobre poco como estrategia de supervivencia en este mundo.

La cultura general nos ayuda a sobrellevar lo que vivimos, especialmente cuando las experiencias tocan los extremos de las emociones y los sentimientos. La alegría, el dolor, la tristeza, la felicidad, como situaciones vitales, se viven de otra manera cuando al hecho en sí añadimos un referente de alguien que ha transmutado uno similar por la vía de la literatura y las artes.

El escritor Salman Rushdie recuerda una actitud que sirve para ejemplificar la importancia de la cultura general:

“También seguía diciéndome —y no sé si esto suene exagerado o no— que estaba inspirado por la historia de la persecución literaria. Pensaba que esto había pasado antes, que no era la primera persona a quien esto había sucedido. Escritores habían estado en situaciones terribles y aun así las habían manejado para producir trabajos extraordinarios. Pensaba en Jean Genet en prisión. En Dostoievski enfrentando un pelotón de fusilamiento. Pensaba en los escritores de la literatura Samizdat y así sucesivamente. Sabemos que la historia de la literatura está llena de momentos en los cuales los escritores en situaciones pavorosas producen buenas cosas. Y pensaba para mí: “Bueno, si es tu turno, si eres el último en la fila de esas personas, no pongas excusas”. Sí, estás, como dice la policía, ‘atascado en un infierno’ [“hell of a jam”], pero esa no es excusa para no hacer tu trabajo. Así que ya sabes, manos a la obra, me decía a mí mismo.”

En pocas palabras lo que Salman trata de decirnos es que la principal ventaja de la cultura, es la de sacarnos del abismo en el que perpetuamente nos encontramos.


Extracto del texto de Juan Pablo Carrillo Hernández ( Pijama Surf )

http://pijamasurf.com/2012/12/de-que-sirve-actualmente-tener-cultura-general/

Comments

comments

You may also like...