Chile: Guardias atacan a estudiantes con piedras, botellas, palos y esbozando amenazas de muerte

Ante la manifestación pacífica de un grupo de estudiantes que buscaba encadenarse a la reja del colegio Santa María, de Santiago Centro, los guardias del establecimiento salieron a impedir la protesta atacando a los y las jóvenes con palos, lanzando botellas, ladrillos, piedras e incluso esbozando amenazas de muerte, mostrando incluso un cuchillo.

A dos semanas de ser desalojados de la toma que lideraban, los estudiantes del Colegio Santa María han tenido que esmerarse para continuar en la lucha por el derecho a la educación. Es por ello que, a las 13 horas de hoy, decidieron acudir al frontis del local a encadenarse en señal de protesta, pero no imaginaron la represión que recibirían de vuelta.

“Mientras intentaban encadenarse, cerca de ocho guardias comenzaron a tirar piedras y botellas de vidrio a la gente que estaba fuera del colegio. Un tipo puso un extintor y los llenó de polvo y después de eso comenzaron a golpear con palos y a amenazar. Tiraban ladrillos completos a quien le cayeran. Te vamos a matar, te tengo identificado, decían”, relata Orlando Zamorano, miembro ejecutivo de la Coordinadora de Padres y Apoderados (Corpade).

Zamorano agrega que “de hecho, al verme tomando fotos, un tipo me hizo la señal de que me iba a cortar el cuello, mostró un cuchillo y después se lo guardó”.

Pablo Marina, estudiante de 4to Medio de ese colegio, señala que querían “demostrar que, aunque el director haya amenazado y expulsado a alumnos que estamos en la lucha, no vamos a parar. La lucha continúa, hoy el colegio es un fiel reflejo de la sociedad: un espacio donde se está lucrando con el derecho a estudiar, con mercenarios que nos golpean y amenazan”.

Según lo señalado por el estudiante, casi 20 alumnos han sido expulsados del Colegio o sufrido el cierre de su matrícula por haber participado en la toma. Aunque el director, José Horacio Parissi Morales-, según dice Marina “argumenta daño a la infraestructura o falta de respeto hacia las autoridades”, puntualiza.

El Ciudadano contactó a las autoridades del Colegio, pero sólo recibimos una desganada respuesta por parte de la secretaria: “No podría darle ninguna información”. Acto seguido, la asistente cortó el teléfono sin que pudiéramos replicar. Ante un nuevo llamado, y con menos paciencia, la secretaria nos pidió que no volviéramos a insistir

Comments

comments

You may also like...

Comments are closed.