56920b016c979

Con 30 medidas en 30 días de gobierno se puede vislumbrar quiénes serán los principales beneficiarios

Desde su asunción el 10 de diciembre, el nuevo presidente imprimió un cambio de rumbo a la Argentina en el plano nacional e internacional. Ganadores y perdedores de la nueva gestión.
Los primeros 30 días del gobierno de Macri, en 30 medidas

Hoy se cumple un mes desde que el titular provisional del Senado y presidente cautelar de la Nación por 12 horas, Federico Pinedo le entregara a Mauricio Macri los atributos presidenciales. Minutos antes, en el mediodía del jueves 10 de diciembre frente a la Asamblea Legislativa, el flamante mandatario pronunciaba un breve discurso, fundacional, con tres ejes: pobreza cero, combatir al narcotráfico y unir a los argentinos, según recordó Tiempo Argentino. “Convoco a todos a aprender el arte del acuerdo”, afirmó. Luego salió al balcón de Perón en la Rosada para agradecer a los presentes en la Plaza de Mayo, y deleitar a sus seguidores con ese bailecito desacoplado que ya es una marca registrada del jefe de Estado. A su lado, la vice Gabriela Michetti se atrevía a desafinar la canción de Gilda. “No me arrepiento de este amor…” La era Cambiemos acababa de estrenarse.

Pasaron sólo 30 días

El mandatario –por estos días en reposo al perder el equilibrio hacia la derecha y fisurarse una costilla mientras jugaba el viernes a caer la tarde con su hija Antonia en su quinta privada– imprimió una gestualidad evidente a sus actos públicos con lo que buscó diferenciarse de su antecesora, Cristina Kirchner: recibir a opositores, sacarse foto con gobernadores, delegar la responsabilidad de la gestión y los anuncios en su equipo, y hasta tomarse más de una semana de vacaciones a los pocos días de asumir. Pero la diferenciación con el kirchnerismo no fue sólo gestual o formal: el macrismo, en un mes impuso –en varios frentes a través de decretos de necesidad y urgencia (DNU)– un nuevo rumbo a la Argentina. Sólo la observación de 30 medidas, decisiones, acciones u omisiones del gobierno que acaba de iniciar su camino permiten comprender prioridades y objetivos, por caso, en la nueva puja redistributiva, y el realineamiento internacional del país. Hay otra palabra clave en el diccionario del poder macrista: emergencia. Un recurso que le permite al gobierno avanzar sin detenerse a dar demasiadas explicaciones. Las medidas:

* El 11 de diciembre, Macri estrenó despacho en Balcarce 50. Durante la jornada fue recibiendo a los candidatos de las fuerzas opositoras, con la excepción del trotskista Nicolás del Caño que no aceptó el convite. Lo visitaron Daniel Scioli, Sergio Massa, Margarita Stolbizer y Adolfo Rodríguez Saá. Al día siguiente invitó a todos los gobernadores a un almuerzo en la Quinta de Olivos. Dos días, dos acciones de gobierno con fotos garantizadas, y elogios múltiples a la nueva institucionalidad imanada desde la Rosada. Sólo que el presidente obvió un detalle no menor: no le adelantó a ninguno, ni a opositores, ni a gobernadores, el DNU que tenía en la manga.

* Un par de horas antes de la Nochebuena, Sabbatella fue desalojado del edificio de la AFSCA junto a otros directivos.

* El 14 de diciembre, en el segundo día hábil de su gestión, Macri sorprendió con la designación en comisión por decreto de dos miembros de Corte Suprema, el ex ministro de Justicia de Néstor Kirchner Horacio Rosatti, y el abogado Carlos Rosenkrantz, cuyo estudio tuvo al Grupo Clarín entre sus clientes. Una jugada audaz que le permitía evitar el trámite parlamentario. Aquellas palabras leídas sobre “el arte del acuerdo” ante la Asamblea Legislativa comenzaban a retumbar en el vacío. Cuando Stolbizer superó el asombro apuntó: “Es el primer y grave traspié” de Macri. Luego el gobierno acordaría con Ricardo Lorenzetti postergar para febrero el debate por las designaciones de Rosatti y Rosenkrantz (ver recuadro).

* Por esas horas, además, se hacía público que el Congreso se paralizaría y no habría llamado a sesiones extraordinarias: el Parlamento cerrado por vacaciones.

* Ese mismo día, el gobierno cumplía sin demoras una promesa central de la campaña electoral: la eliminación de las retenciones para el trigo, el maíz, la carne y una reducción del 35 al 30% en el caso de la soja. El Decreto 133 que borró las retenciones, según un informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) implicó una recuperación de 3685 millones de dólares para el conjunto de los sectores agroindustriales del país; por ende, un costo fiscal brutal.

* Aquel lunes, Macri cerró la vigésimo primera Conferencia Industrial que organizó la UIA en Parque Norte con un anuncio que fue recibido con aplausos: el fin de las retenciones a las exportaciones industriales. En síntesis: la eliminación de retenciones para el sector agropecuario y para la industria representa una descomunal transferencia de recursos por parte del Estado, del conjunto de la sociedad a las corporaciones. Según Armando Bocco, ex director del BCRA, equivale a un mes de recaudación.

* El 14 de diciembre la agenda de gobierno estuvo recargada: el ministro de energía, Juan José Aranguren, (ex titular de Shell en la Argentina) oficializó la quita de subsidios en el servicio eléctrico y de gas. A partir de febrero los usuarios verán reflejado en sus boletas el impacto en el bolsillo que tendrá la medida.

* El martes 15, Aranguren mediante un DNU imponía la “emergencia eléctrica” hasta el 31 de diciembre de 2017, lo que le otorga al ministro amplias facultades para rediseñar un nuevo esquema de oferta y demanda de la electricidad.

* El macrismo designó al ex senador radical Mario Cimadevilla para una función sensible: estar al frente de la nueva Secretaría de Investigaciones del atentado contra la AMIA (hasta ese día se llamó Unidad AMIA). El organismo funciona en el ámbito del Ministerio de Justicia y entre sus tareas también tendrá que colaborar con la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

* “El valor del dólar lo fijará el mercado”, una definición del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, que sepultaba las restricciones cambiarias. Fue el 16 de diciembre. “El que quiera comprar dólares lo va a hacer, el que quiera exportar lo va a poder hace sin permiso y el que quiera importar va a poder importar”, definió el ministro. Sin pasar por la AFIP, personas físicas y empresas podrán comprar hasta 2 millones de dólares por mes. En concreto, esa tarde de miércoles Prat-Gay estaba anunciado una devaluación que superó el 40 por ciento. Un golpe a los bolsillos, sobre todo, de sectores de menores recursos y de jubilado y pensionados.

* El gobierno declaró otra “emergencia” nacional, en este caso, en Seguridad; medida que presentó la ministra Patricia Bullrich y que fue avalada por unanimidad por el Consejo de Seguridad Interior, que integran todas las provincias.

* A la semana de estar en funciones, el macrismo mostraba sus cartas con respecto a una de sus preocupaciones: cómo enfrentar una latente conflictividad social. El viernes 18, el jefe de Gabinete Marcos Peña lo explicó en conferencia de prensa: se buscará reglamentar la protesta callejera a través de un protocolo que “de previsibilidad y reglas claras para todos”. El gobierno buscará evitar los cortes de calles y piquetes que alteren o impidan “la libre circulación”. Clarísimo.

* Ante el impacto de la inflación sobre el bolsillo de los asalariados, los gremios reclamaron un bono de fin de año. El Ejecutivo lo rechazó. Lo informó el ministro de Trabajo, Jorge Triaca: “El bono que estamos dando es que no vamos a subir el Mínimo no Imponible de Ganancias”. Prat-Gay había firmado la resolución que eximía del pago de Ganancias al medio aguinaldo con un mínimo imponible de 30 mil pesos bruto. Una medida que ya había tomado el kirchnerismo años antes. Cambiemos, al parecer, olvidaba la promesa proselitista de eliminar el impuesto al salario.

* Esa tarde, al regreso de Paraguay, Macri presentó lo que hasta el momento es el único anuncio directo en favor de los sectores más postergados de la sociedad. Se trató de un refuerzo de sólo 400 pesos para los pasivos que cobran jubilaciones y pensiones mínimas y para los beneficiarios de las Asignaciones Universales por Hijos.

* Daniel Pollack, el mediador designado por el juez neoyorquino Thomas Griesa, reapareció en escena para destacar que en los fondos buitre negociarían en forma directa con la Argentina. El secretario de Finanzas argentino, Luis Caputo, viajó a Estados Unidos para acordar “un cronograma de encuentros”. Otro cambio.

* La Gendarmería reprimió con gases lacrimógenos y balas de goma a los trabajadores de Cresta Roja que protestaban en la Autopista Ricchieri por el cierre de la empresa y la incertidumbre de su futuro laboral. La justicia decretó la quiebra de Cresta Roja. El gobierno se comprometió a dar una ayuda de 6000 pesos, más bolsones de alimentos en enero a los trabajadores de la firma.

* El ministro de Modernización Andrés Ibarra dijo que revisarían 24 mil contratos de trabajadores del Estado. Los gremios comenzaron a denunciar persecución y caza de brujas.

* El 23 de diciembre, el ministro de Comunicaciones Oscar Aguad empieza a cumplir el objetivo que había lanzado días previos cuando afirmó que “la Ley de Medios no va a subsistir”. Intervino la AFSCA. También la AFTIC. Martín Sabbatella presentó una habeas corpus en la justicia y permaneció en el edificio esperando una resolución judicial.

* Un par de horas antes de la Nochebuena, Sabbatella fue desalojado del edificio de la AFSCA junto a otros directivos.

* Por la mañana, ese 24, Mauricio Macri inició sus vacaciones junto a su familia en un country en Villa La Angostura. Descansaría hasta el 4 de enero.

* El domingo 27, el presidente tuvo que interrumpir por unas horas su descanso patagónico para visitar las zonas inundadas en Entre Ríos. Había miles de evacuados en la peor inundación en 50 años en la región. Macri prometió “soluciones definitivas” y regresó a Villa La Angostura. Esa madrugada, huyeron por la puerta del penal de máxima seguridad de General Alvear, los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, condenados por el triple crimen de la efedrina. Comenzaba una grave crisis institucional que golpea al gobierno bonaerense.

* Desde usinas oficiales, se instaló una campaña persecutoria contra periodistas de los medios públicos, que no ocultaron nunca su afinidad con el kirchnerismo. Difundieron salarios y contratos de periodistas de la Radio Nacional a través de la prensa macrista.

* El bloque del FPV denunció abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes del funcionario público por parte del titular de la Cámara de Diputados Emilio Monzó, por la maniobra del macrismo de querer ocupar la vacante del Consejo de la Magistratura. La intención fue nombrar a Pablo Tonelli.

* Sólo 24 horas después del Día de los Santos Inocentes, Macri recibió dos noticias que reconfortaron: su estadía a orillas del lago Nahuel Huapi. El juez federal Sebastián Casanello lo desprocesó de la causa de espionaje. Y la Cámara de Casación lo desvinculó del expediente en el que se investigan los abusos contra indigentes y personas en situación de calle por parte de la UCEP.

* Por decreto, el gobierno modificó la Ley de Servicios Audiovisuales. El juez platense Luis Arias interpuso una pracautelar para retrotraer la situación. El gobierno no se detuvo.

* Jorge Todesca, titular del Indec, decretó la “emergencia estadística”, por lo que no se contará durante seis meses con indicadores claves para medir la evolución de los precios.

* Prat-Gay consagró otra frase para la historia: “Cada sindicato sabrá hasta donde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de empleos.” El repudio de los gremios a la advertencia del ministro fue inmediato.

* El lunes 4 de enero fue otra jornada cargada de actividad oficial. Macri volvió al trabajo. Oficializó el decreto con el que sepultó la Ley de Medios.

* Michetti echó a 2035 empleados del Senado. Luego debió reincorporar a 100 trabajadores discapacitados. Más de 600 empleados del centro Cultural Kirchner quedan en la calle. Los despidos a empleados públicos se repitieron en distintos municipios. En La Plata, los municipales protestan en la puerta de la municipalidad y fueron reprimidos por la Infantería de la Policía Bonaerense.

* Con el petróleo en baja en el mundo, el barril cotiza 33 dólares, en la Argentina las naftas aumentan un 6 por ciento.

Con 30 medidas en 30 días de gobierno se puede vislumbrar quiénes serán los principales beneficiarios. Los ganadores están a la vista. Los perdedores, también. Recién empieza.

El 21 de diciembre, Macri desembarcó en la Cumbre del Mercosur en Asunción con un duro discurso contra el gobierno bolivariano de Nicolás Maduro: reclamó la “liberación de los presos políticos” en Venezuela. También pidió acuerdos comerciales con la Unión Europea y con la Alianza del Pacífico. La réplica de la canciller chavista Delcy Rodríguez fue inmediata: le cuestionó la intromisión en cuestiones domésticas venezolanas. En su respuesta la diplomática bolivariana se equivocó al afirmar que el macrismo liberaría “a los responsables de las torturas de la dictadura”. Ningún otro mandatario del Mercosur respaldó la postura del argentino.

La última foto

“Todo bien. Sólo un poco de reposo”, escribió el presidente ayer a las 10:34 en la red social Twitter, acompañando una imagen en la que se lo ve junto a su hija Antonia, ambos sonrientes. La foto es la primera luego del accidente que en la tarde del viernes, mientras jugaba con su hija, le ocasionó una fisura en una costilla por la que deberá guardar reposo. Cuatro horas después, volvía a escribir: “Felicito a todo el equipo y a las fuerzas de seguridad por la captura de los prófugos” del penal de Alvear, lo que resultó ser erróneo

Comments

comments

You may also like...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Facebook