carrio

Declaraciones políticas del regalo de una figura religiosa del Primer Ministro del Vaticano a Milagro Sala – ¿Bergoglio como oposición?

A partir de la entrega de un rosario, imagen religiosa del catolicismo, de Jorge Bergoglio a la dirigente social Milagro Sala, presa política en Argentina, se han suscitado muchas declaraciones políticas. Particularmente la dirigente política Elisa Carrio, quien ha sido funcionaría en las fiscalías de Chaco durante la dictadura cívico militar eclesiástica y ex candidata a presidente en el año 2011 con un 1,84% de los votos y ex precandidata a presidente en el año 2015 por el frente CAMBIEMOS con un 2,28% de los votos expresó en una carta abierta en redes sociales,

“Este es un llamado desesperado a la no violencia

Es sumamente peligroso alimentar la violencia sobre todo desde el plano espiritual.

Hay que defender al Presidente de la Nación, que busca la pacificación y que fue electo por vía democrática, es preciso no generar confusión. Espero en los Obispos de Argentina ya no en el Papa.

A Roma no voy.”

Las medidas del gobierno PRO, elegido en las últimas elecciones por un magro margen, han sido direccionadas a sectores minoritarios en la sociedad argentina, a saber: quita de retenciones al agro, quita de retenciones a la minería, baja de impuestos al consumo de bebidas espumantes, incrementos de servicios públicos. ¿y para el pueblo qué?

Parecería ser que hoy la voz de Jorge Bergoglio es escuchada por un sector de la sociedad. No obstante el asesor político de Mauricio Macri, Duran Barba, expresó recientemente que “El Papa no logra votos”. Ahora bien, ¿la actual coyuntura política en Argentina hace que Bergoglio sea un dirigente de la oposición o aun permanece una mira eclesiástica en la sociedad argentina? ¿Qué representa en Argentina la posición política de la iglesia católica? ¿Se encuentran tan faltos de conducción quienes no acuerdan con las medidas económicas del PRO?

Los constantes reclamos en las redes sociales y en conversaciones sobre la postura de dirigentes gremiales y políticos sobre una postura tenue respecto de las medidas económicas del actual gobierno del PRO llevan a las preguntas, ¿Quién conduce la oposición? ¿Por qué se espera la conducción de alguien que lidere los reclamos populares? ¿Hasta cuando el pueblo permitirá que su nivel de ingreso subsidie a los grupos económicos concentrados?

Comments

comments

You may also like...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *