Dios no salvó a los niños de la masacre de Connecticut porque no rezaron en la escuela: Pastor evangélico

Tras la matanza en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown, del Estado de Connecticut. Bryan Jonathan Fischer tildó a la falta de rezo y de la lectura de la Biblia en las escuelas públicas como causa de la masacre. Afirmó además que no es el porte y venta de armas el problema, sino la separación entre Estado e Iglesias.

Bryan Fischer es un evangélico estadounidense de la Asociación Americana de la Familia, fue pastor por 12 años de una iglesia evangélica. Se opone a las medidas contra el calentamiento global (no cree en este), a la biología y geología evolutiva, a la cosmología y la enseñanza de las anteriores en escuelas y universidades. También se opone al reconocimiento de derechos de las personas LGBTI. Durante su programa del 14 de diciembre de 2012 y tras conocerse la noticia de la masacre esta fue su reaccionaria declaración:

La pregunta que va a salir es “¿Dónde está dios? Yo pensaba que a dios le interesaban los niños pequeños, que dios protegía a los niños pequeños” ¿En dónde estaba dios cuando pasó todo esto? Y esta es la razón: Dios no va donde no lo quieren. Desde 1962, llevamos ya 50 años, diciéndole a dios que se pierda. Diciéndole “No te queremos en nuestras escuelas, No queremos orarte en nuestras escuelas, No te queremos orar antes de los partidos de fútbol, No queremos hablar de ti en las escuelas, No queremos que tu palabra sea leida en las escuelas. En 1962 sacamos las oraciones de las escuelas, en 1963 pateamos la Biblia de las escuelas, en 1980 sacamos los diez mandamientos de las escuelas. Sacamos a patadas a dios de nuestro sistema educativo y creo que dios nos diría: “Estaría feliz de invitar a sus niños, pero tienen que invitarme de vuelta a su mundo. No voy a ir donde no me quieren. Soy un caballero”.

¿Saben? Cuando estaba en la escuela elemental orabamos en las escuelas y no necesitábamos armas. Lo voy a repetir: En la época en que teníamos rezos, Biblia y los diez mandamientos no necesitábamos armas. Así que voy a sugerirles como solución definitiva, que el problema no es la segunda enmienda, sino la primera que garantiza el libre ejercicio de la religión.

Es hora de ejercer un poco de religión de vuelta en nuestras escuelas públicas, y es hora de que nuestros administradores escolares digan “no nos importa. La vida de nuestros niños son muy importantes. Vamos a rezar en las escuelas al empezar el día. Vamos a rezarle para pedirle protección y no nos importa lo que diga la Suprema Corte, no me importa lo que nadie diga. Nuestros niños son lo suficientemente valiosos para dejarlos vulnerables sin pedirle a dios por su ayuda y su protección”. declaró.

Fuente

Comentarios estan cerrados

Galería de fotos

Acceder | Designed by Gabfire themes
  • Facebook