10475

El poliamor: la tendencia amorosa que nos seguimos negando a aceptar

El concepto de poliamor sigue siendo bastante tabú en nuestra sociedad actual y no es para menos: el poliamor propone un modelo que poco tiene que ver con la monogamia a la que estamos acostumbrados. Sin embargo, es una tendencia que va al alza y quienes disfrutan de este tipo de relaciones amorosas buscan insistentemente demostrar que no son menos que las relaciones monógamas y que si se trata de forma adulta, madura y consensuada, puede llegar a ser tan satisfactoria como cualquier otro tipo de relación.

Según el Proyecto Intimate, financiado por el European Research Council en España, Italia y Portugal la no-monogamia es menos aceptada por la familia o la sociedad que la homosexualidad. Al final, una relación homosexual repite las reglas de cualquier otra relación monógama, mientras que el poliamor rompe con todos los esquemas mentales que tenemos en nuestras relaciones.

Pero, ¿qué es una relación poliamorosa?

Según Giazú Enciso, psicóloga, activista e investigadora quien además publicó su tesis sobre el Poliamor en la Universidad Autónoma de Barcelona, la definición sería la siguiente:

“Una definición de poliamor puede ser la de una relación de más de dos personas al mismo tiempo. De amor y compromiso, y no necesariamente sexual. Donde todas las personas involucradas saben y están de acuerdo en estar en esa relación. En el poliamor se ama a más de una persona al mismo tiempo, no se trata de follar a la mayor cantidad de gente posible“.

Su último punto es de gran importancia, especialmente cuando se toma en cuenta que gran parte de las personas creen que entrar en una relación poliamorosa es sólo una excusa para tener relaciones sexuales con más de una persona a la vez sin mayores problemas.

Al final, las relaciones poliamorosas llevan una fuerte carga consigo debido a que transgreden lo que normalmente consideraríamos infidelidad: en ellas se puede estar con más de una persona a la vez (sea romántica o físicamente) y se tiene el consentimiento de todas las partes para hacerlo. Este acuerdo incluso trasciende lo que sucede entre las sábanas, llegando a ser posible tener familias con más de un padre o de una madre donde todos conviven armoniosamente y crían hijos.

El tema se vuelve aún más interesante cuando miramos hacia al reino animal ya que aparentemente los humanos seríamos los únicos seres vivos que practicamos una monogamia sexual estricta. El zoólogo David Barash y la psiquiatra Judith Eve escribieron en conjunto un libro titulado El mito de la monogamia: la fidelidad y la infidelidad en los animales y en las personas, donde demostraban lo irreal de esta idea y lo poco conectada a nuestros instintos animales que estaba.

¿Cómo es vivir una relación de a tres?

Según el sexólogo Ivan Rotella vivir una relación de este tipo puede tener varias ventajas, debido a que es un tipo de relación sobre la que no tenemos modelos a seguir o ideas preconcebidas:

“Desde un punto de vista convivencial este modelo lo complica todo, pero también propicia que la relación se construya a medida y que esté en permanente estado de revisión, lo que ayuda a su mantenimiento. El principal problema de las parejas al uso es que no negocian ni se comunican, y piensan que todo viene rodado. Yo diría que los que se inclinan por el poliamor son personas con una curiosidad erótica, a los que el ‘hasta que la muerte los separe’ no convence demasiado, los que tienen un pensamiento crítico respecto a todos esos conceptos alrededor del amor y la pareja, que hasta ahora parecían inamovibles”.

¿Será que vivir una relación poliamorosa es la mejor solución para quienes ya no creen en esas relaciones que duran para siempre? Es una pregunta que cada vez más personas se hacen, incluso en una sociedad que sigue sin ver con muy buenos ojos.

Comments

comments

You may also like...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *