Emocionante: el nieto 121 se reencontró con su hermano riojano

Maximiliano, tras preferir mantener el perfil bajo decidió aceptar el encuentro con su hermano de sangre Ramiro Menna Lanzilloto. Ambos son hijos de Ana María Lanzillotto, ya fallecida y detenida en la época de la dictadura, a quien le sustrajeron al primero de sus hijos, de 40 años, que es médico y vive en Buenos Aires.

En la noche del jueves 6 de octubre, Ramiro Menna Lanzillotto pudo abrazar a su hermano Maximiliano, el nieto 121 que fue encontrado por Abuelas de Plaza de Mayo este lunes.

En una entrevista con una radio porteña, relató el encuentro y compartió la alegría: “Hubo momentos de ansiedad pero gracias a Dios las cosas salieron de la mejor manera posible”.

Ramiro contó que el momento en que se enteró fue de una gran alegría, pero también estaba la ansiedad y la incertidumbre de qué pensaría él, cuándo podrían conocerse, cómo reaccionaría, cómo sería ese encuentro. Sin embargo, cuando se reunieron “se multiplicó exponencialmente la alegría, porque llegó abierto, con el corazón en la mano. Experimenté mucho cariño mutuo en todo sentido. Y felicidad, alegría en todas partes. Y con su mujer también, es una chica excelente, luminosa”. Además explicó que como él, Maximiliano esperaba ese momento desde el mismo lunes.

Sobre la familia que adoptó a su hermano, Ramiro explicó que sabe lo que le contó Maximiliano, que a su vez sabe lo que le contaron a él. “Buscaban a un hijo, ella no podía quedar embarazada y un día determinado les avisan que había un chico que había nacido recién”. Les dijeron que era una chica de 15 años que no lo quería tener y que ponía como condición para la entrega del bebé reservar su identidad con la futura familia.

Fue así que en 1976, un 24 de Agosto, recibieron al bebé. Ramiro aclaró que por palabras de su hermano, fue criado en el seno de un hogar donde lo quisieron como a un verdadero hijo, a diferencia de casos de apropiación donde sufrieron algún tipo de discriminación: “Lo cuidaron, lo quisieron, es una persona excelente. Si tuvieron un vínculo con su apropiación o no lo terminará determinando la justicia”.

De trayectoria militante, desde misiones salesianas en Etiopía, hasta su participación actual en el Frente Riojano de Organización Popular, Ramiro explicó que la aparición del nieto 121 fue un gran paso en el proceso de reconstrucción de su familia, pero también para la historia argentina. “La atrocidad de la dictadura, la inhumanidad imposible de medir y comparar, fue un golpe durísimo para todo el campo popular. La desaparición, tortura, asesinato de personas y la sustracción de identidad, impedirle a un niño que sepa de dónde viene, cuál es su origen, cuál es su sangre”, enumeró.

Y continuó: “Las mujeres y los hombres de nuestro pueblo, de distinta manera a lo largo de la historia, se han organizado para tratar de revertir las desigualdades, las injusticias. Han tenido sus momentos de victorias y de derrotas. Muchos sinsabores y alegrías”. En ese marco, explicó, “ésta es una batalla ganada, una victoria, y nos da mucha fuerza para tratar de seguir buscando caminos para construir esa sociedad justa por la cual Ana María Lanzilotto, Domingo Menna y muchísimos más dieron la vida para que nunca más en nuestra Argentina la atrocidad reine como reinó en el período de la dictadura”.

Ramiro se mostró esperanzado en que esto también sirva para despertar la inquietud de los nietos que falta encontrar. “Soñamos con que sigan apareciendo nietos, los 300 que faltan. Para que los hijos de Maxi que son hermosos, y mis hijos que también lo son, puedan contar esta historia, conocerla, asumirla, pero no volver a vivirla como la sufrieron nuestros padres, como nuestras familias hasta ahora”.

http://www.viva961.com.ar/99406-emocionante-el-nieto-121-se-reencontro-con-su-hermano-riojano

Comments

comments

You may also like...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *