55a81285a8964_510x339

Insólito allanamiento en la casa de Víctor Hugo por un juicio le inició Cablevisión ¿nace el poder judicio-mediático?

El procedimiento se concretó a pedido del juez Fernando Saravia por un juicio que la empresa le inició por haber puesto al aire en su programa “Desayuno”, un tramo de la final entre Boca y el Real Madrid que se jugó en 2001.

Una demanda presentada en el año 2001 por el grupo Clarín contra el periodista Víctor Hugo Morales por haber pasado goles de Boca en la final de la Copa Intercontinental hace casi 15 años, derivó en un allanamiento en el domicilio de este último con la excusa de realizar un “embargo preventivo” en una causa que todavía no tiene sentencia definitiva.

La medida fue ordenada por el juez comercial numero 11, Fernando Ignacio Saravia, y adquirió ribetes insólitos cuando entre los oficiales de justicia que ingresó al domicilio se encontraba el pelirrojo abogado del holding de medios, Damián Cassino, quien aparece sonriente en fotos subidas a la red.

El trámite correspondió a una supuesta evaluación patrimonial de Víctor Hugo quien, en caso de perder el juicio, que ahora se tramita en un recurso de queja ante la Corte Suprema de Justicia, tendría que pagar 842 mil pesos más intereses a su demandante.

La demanda fue presentada por Cablevisión en el año 2001 a raíz de que el periodista, que entonces conducía el programa “Desayuno” por Canal 7, emitió como fondo de su imagen un televisor en el que se trasmitía la final entre Boca y el Real Madrid, disputada en Tokio, cuyos derechos de transmisión había comprado el grupo privado y se emitía por abono.

Cablevisión perdió su demanda en primera instancia pero la Cámara de Apelaciones en lo Comercial revirtió ese fallo y condenó a Víctor Hugo, a su productor Eduardo Metzger y a Canal 7 (entonces ATC) a pagar casi 3,5 millones de pesos.

El fallo considera que la visualización de la pantalla con el partido donde Boca gano 2 a 1 durante la emisión del Desayuno fue un robo de los derechos, y fue ratificado por Corte Suprema de Justicia, aunque se encuentra apelado mediante un recurso de queja.

El procedimiento se inició alrededor de las 13 cuando Morales terminaba su habitual programa matinal en radio Continental, y un llamado de su esposa le advirtió de la presencia de oficiales de justicia en su domicilio que le hacían saber que venían por una “deuda con Cablevisión”.

“Esto es fruto de la prepotencia natural de semejante poder”, dijo Morales en referencia al Grupo Clarín, al denunciar el hecho que estaba ocurriendo en su casa de la Avenida Libertador 2423, de esta capital.

“Hace 20 años que combato a Magnetto. Esto es una plancha en el pecho para que uno sepa con quién se esta metiendo”, acusó.

Los funcionarios del juzgado de primera instancia recorrieron el departamento registrando mobiliario y objetos de valor con los cuales eventualmente deberá responder patrimonialmente, pero según el abogado Miguel Angel Pierri se trató de una medida “excesiva e innecesaria”.

“Nadie puede pensar que Víctor Hugo no puede responder con su patrimonio a la pretensión económica del Grupo Clarín, que le reclama 800 mil pesos”, reiteró el defensor.

Comments

comments

You may also like...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *