La “NSA” (Agencia de Seguridad Norteamericana) construye el mayor Centro de Espionaje que se conozca a la fecha

En el pequeño pueblo de Bluffdale, Utah, entre los montes de Wasatch y las Montañas de Oquirrh, la NSA está construyendo un edificio que será el centro de espionaje nacional más grande que se conozca, según informa “Wired” -una revista impresa que también sale ‘online’- que se dedica a las noticias relacionadas con desarrollos tecnológicos y sus efectos, incluso sobre la privacidad electrónica. Apodado con el nombre de “Centro de Datos de Utah”, este proyecto ya está empleando a miles de trabajadores de la construcción y pronto contará con no menos de 10,000 obreros de la construcción del centro de datos que será cuando se termine cinco veces más grande que el Capitolio de la Nación.

Rob Moore, presidente de la Constructora Big-D, declaró que “Se nos ha pedido que no hablemos de este proyecto”. Esta constructora junto a dos más están a cargo de este proyecto. Los planos para este centro incluyen un programa de protección antiterrorismo de u$s 10 millones, consistente en una valla diseñada como para rechazar un vehículo que pese unas 4 toneladas lanzado a una velocidad de 80 kms/hora no logre atravesarla, contará con cámaras de circuito cerrado, un sistema de identificación biométrico, un lugar para inspeccionar vehículos y un centro de control de visitantes. Todo esto lo informa la revista mencionada.

El centro referido costará unos 2 billones de dólares y se calcula que estará operativo para Septiembre 2013. Y allí permanecerán toda la información recabada en una base de datos muy grande que será empleada para interceptar y analizar todas las comunicaciones electrónicas tanto extranjeras como nacionales. La información que se archive en esta enorme base de datos tambien incluirá contenidos completos de e-mails privados, llamadas de celulares, datos de Google, como así también “toda clase de datos y/o pistas personales, como ser recibos de estacionamiento, itinerarios de viajes, compras en librerías, y cualquier otro tipo de datos que quede registrado en cajas registradoras.” Según informa la revista “Wired”, señalando que este centro representará lo que en muchos aspectos contenía el programa creado durante la primera presidencia de Bush, conocido por el nombre de “Programa de Conocimiento Informativo Total”. El Congreso nunca aprobó este programa porque al hacerse público produjo el repudio de los medios ya que afirmaban que se invadiría la privacidad ciudadana.

Toda la información de carácter financiero, acuerdos de negocios, documentos legales, y comunicaciones personales serán monitoreados desde este centro, junto con los secretos militares y diplomáticos extranjeros. Según declaraciones ANÓNIMAS de un “oficial superior” para dicha publicación, la tecnología con que cuenta la NSA para desencriptar cualquier código le permitirá a la agencia leer cualquier sistema de encriptado que se utilice no sólo por los gobiernos de cualquier lugar del mundo, sino tambien por cualquier sistema de usuarios de computadoras dentro de los EEUU. De acuerdo con este oficial superior, “Cualquiera estará en la mira, y cualquiera que use medios de comunicación tambien estarán en la mira”.

La NSA “constituye la agencia más preciada, más grande, más envidiada y la potencialmente más intrusiva agencia de inteligencia creada a la fecha”, que desde los ataques sufridos el 11 de setiembre a las Torres Gemelas, viene recibiendo decenas de billones de dólares anualmente, según informa la revista. Si bien su principal rol consiste en descubrir y monitorear posibles amenazas terroristas a la seguridad de los EEUU, tambien ha focalizado su vigilancia sobre operaciones que desarrollen ciudadanos aquí mismo dentro de los

EEUU, tamizando billones de e-mails y llamadas telefónicas hechas tanto desde como hacia el exterior y aquí mismo “en casa”.

La revista “Wired” lanza una advertencia: “Finalmente, la agencia ha iniciado la construcción de un edificio donde podrá archivar trillones de palabras y pensamientos y murmullos captados por sus redes electrónicas. Para los que están del lado de adentro, nunca será más cierto aquel viejo adagio de la NSA que se ha interpretado como:

Never Nunca

Say Digas

Anything Nada.

Jack Kenny

The New American

Traducción de Irene Stancanelli

Comments

comments

You may also like...