Los cooperativistas de la ex Alcoyana corren riesgo de perder la planta

La firma textil, que saltó a la fama por el ciclo televisivo conducido por Berugo Carámbula, ahora es una empresa gestionada por sus trabajadores que podría llegar a ser clausurada por un viejo juicio laboral.

Por Alejandro Giuffrida
Si a fines de los ochenta el grito de Alcoyana-Alcoyana en la voz de Berugo Carámbula era sinónimo de coincidencia, en este cierre de 2011 lo único que parece haber son encontronazos y desacuerdos que están poniendo en riesgo una empresa que desde hace más de un año fue recuperada por sus trabajadores. En un insólito movimiento, se realizó el pasado miércoles 23 de noviembre una subasta en la provincia de Chubut que puso en severo riesgo la continuidad de la cooperativa de trabajo Nehuen, un emprendimiento productivo que sostienen 25 trabajadores en la planta de lo que alguna vez fue la textil Alcoyana. En verdad, se trata de una empresa recuperada luego del cierre de Nylotex, la continuadora en el sur de Alcoyana. Los trabajadores denunciaron la nulidad del remate y adelantaron que darán “todos los pasos necesario para defender la fuente de trabajo”. El edicto que convocó a la subasta pública surge –según contó a este cronista el titular de la cooperativa, Néstor López- de un juicio laboral por 140 mil pesos, que corresponde a un conflicto con la ex empresa que, antes de irse definitivamente, había despedido a otros 30 obreros a los que nunca les pagó indemnización. El remate parece todavía más polémico si se considera el monto del juicio en relación con los casi 10 millones de pesos que vale hoy la empresa, de acuerdo al cálculo de los cooperativistas. López confirmó que ese mismo miércoles la cooperativa reclamó al juzgado que se anule la subasta, dado que “el martillero y los supuestos compradores se encerraron en una oficina y no nos dejaron ingresar”. Tanto el remate convocado por medio del edicto, como ahora la decisión de dar curso o no al pedido de anulación, corresponden al juzgado laboral N° 2 de Trelew, que está cargo del juez Paulo König.
La raíz del conflicto
La cooperativa Nehuen surgió luego de que los anteriores dueños de la empresa, que para entonces era Nylotex, quienes habían adquirido esta rama en Chubut de la ya cerrada Alcoyana, abandonaran la fábrica, sin siquiera declarar la quiebra de la compañía.
Los trabajadores, alertados del posible vaciamiento que suele ser moneda corriente en estos procesos, hicieron guardia dentro del predio, mientras iban cocinando su conformación del grupo en una cooperativa.
Así, desde hace un año y medio, trabajan dentro de esta empresa ubicada en el establecimiento fabril del Parque Industrial de Trelew, pero no son propietarios aún, sino que consiguieron la autorización de explotación hasta 2013 del anterior dueño mediante la firma de un comodato. “Somos 23 trabajadores y ahora presentamos un proyecto para incorporar 15 trabajadores más a partir de enero, el cual necesita de una autorización para poder expandirnos dentro de la planta”, afirmó López. Justamente por la falta de un traspaso concreto a los trabajadores, el juzgado laboral de Trelew consideró que los platos rotos del conflicto laboral con la anterior Nylotex lo tiene que pagar la nueva cooperativa.
López sostuvo que buscarán “de todas las formas” preservar la fuente de trabajo, por lo que señaló que estarían dispuestos a acceder a negociar indemnizaciones paulatinas de los obreros antes despedidos (de los cuales, 15 podrían re-incorporarse si se habilita este nuevo proyecto de expansión). Los montos a acordar es fácil anticipar que serán abultados, dado que el trabajador de menor antigüedad tiene 20 años en la planta.
Expropiar
El reclamo no es original, pero sí auténtico: En línea con la propuesta de casi la totalidad de las empresas recuperadas, los cooperativistas de Nehuen sostienen que la mejor salida al conflicto sería que el gobierno –nacional o provincial- acceda a expropiar la planta y se las traspase a los trabajadores. “Que nos la den a pagar en cuotas; nosotros no queremos que nos regalen nada, podemos pagarla con nuestro trabajo”, subrayó López. Los números, por lo pronto, los avalan en este caso, dado que el balance anual de Nehuen arrojó un salto de producción de casi el 100 por ciento, de lo que derivó este pedido de ampliación para comienzos de 2012. Actualmente, la cooperativa fabrica casi 40 mil metros por mes, repartidos entre telas para batas, toallones, toallas, sábanas, etcétera. La mayoría de sus ventas se concretan en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.
fuente

Comments

comments

You may also like...