Masacre (de Once) es una palabra que hay que sostener frente a la hipocresía que habla de accidente

x Mario Hernández    ::    Más articulos de esta autora/or: Más artículosEntrevista con Alfredo Grande :: “Dicen lo mismo que les dijeron a los familiares de Cromañon: le hacen el juego a la derecha”

MH: Cuando pensé en comunicarme contigo recordaba la entrevista que hicimos en diciembre pasado donde recordábamos el 7º aniversario de la masacre de Cromañón. Personalmente también he calificado de masacre lo sucedido en la estación de Once y veo que también lo ha hecho el Cuerpo de Delegados del Ferrocarril Sarmiento.

AG: Creo que masacre es una palabra que hay que sostener frente a toda la hipocresía que habla de accidente. Hoy la escuché insistir a la Intendente de Rosario. Es siniestro, no sé qué es peor, si el “accidente” o las declaraciones del secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, la ministra Nilda Garré, etc.

MH: Verdaderas canalladas.

AG: La verdad que sí. Una de las grandes cosas que se le repudió a Aníbal Ibarra por Cromañón, más allá de no haber previsto el hecho, no quiso verlo, no le dio pelota a los informes de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, etc., fue la reacción posterior. Es como si te dijera: Dime cómo reaccionas y te diré quién eres. Ponele que se hayan tenido que fumar la masacre, como dicen los adolescentes, pero tengan una actitud más digna. Dos días de duelo no me parece tanto, por Mercedes Sosa fueron 3 y además la Presidenta tendría que hablar.

MH: Y el tema de culpar a la víctima como hizo con Lucas la ministra de Seguridad.

AG: Devastador. Ahí nos colocamos en el tema de la batalla cultural. Culpabilizar a la víctima es barrer con la política de Derechos Humanos, de la no discriminación, de la lucha contra la trata, porque van a terminar diciendo que la culpa fue de Marita Verón, aunque no creo que lleguen a tanto.

Le echan la culpa a Lucas por el lugar donde viajaba. Vos podés viajar en un baño, en la cabina del motorman, porque se viaja brutalmente mal en esa línea y en otras. Aunque tuviera un pequeño atisbo de verdad, porque creo que la víctima no es pasiva, hasta llegar a culpabilizarla tenés que haber cortado un montón de cabezas a diestra y siniestra. Tenés que mandarlo a Cirigliano y a Schiavi a viajar en tren durante 2 años. Hay grados de responsabilidad pero nunca podés poner a Lucas en primer plano con la situación desgarradora que implica para la familia haberlo buscado por todos lados.

Es el Estado y el terror. No voy a hablar de terrorismo de Estado pero ¿cómo es esto que si tu hijo llega media hora tarde y tiene el celular apagado entrás en pánico? Hubo una situación parecida a Cromañón de ir de un lado para otro para terminar encontrándolo en la morgue.

El caso de Lucas es siniestro. Lo encontraron donde había quedado después de 2 días.

Escuché un reportaje de la periodista Mona Moncanvillo a un dirigente de La Fraternidad donde estuvieron 20 minutos hablando de los ’90 y Menem. Es como si hablaras de tu primer mujer con la décima. No va. Se supone que los Kirchner vinieron a corregir todo eso y se llenaron la boca diciéndolo. No necesitás ser un experto para darte cuenta del estado de los trenes concesionados.

¿Qué tiene que pasar para poder decir ‘en esto están metiendo la pata’?

MH: Recordaba a la ex detenida desaparecida Adriana Calvo en aquellas jornadas que se realizaron en 2007 en el Hotel Bauen recuperado por sus trabajadores, “Pensar Cromañón”, cuando decía que en Cromañón se violaron los Derechos Humanos porque el Estado no había cumplido con su deber de velar por el respeto al derecho a la vida. El mismo Estado que ahora se presenta como querellante.

AG: Ahí tenemos el cinismo más atroz. Si el Estado es la querella ¿quién es el querellado? Se presenta contra sí mismo. Es un poco el juego del panperonismo: ser oficialismo y oposición, querella y querellado, en realidad, el querellado es el propio Estado. Los Cirigliano no están ahí por casualidad. Recibieron subsidios estatales a reventar. Son concesionarios y vos sabés que ya lo dijo el Gral. Perón: “Todos somos buenos, pero si nos vigilan somos mejores”. Estos empresarios son una bazofia y al no vigilarlos son peores.

Han desmantelado hasta postulados peronistas básicos. Dicen lo mismo que les dijeron a los familiares de Cromañon: le hacen el juego a la derecha, así va a estar contento Mariano Grondona. No sé qué está pasando. Se ha llegado a un nivel tal y lo vengo diciendo desde hace años, desde que empecé a publicar una columna semanal para la agencia Pelota de Trapo (APE), tengo que hacer la lista de amigos que perdí y de otros que empecé a tener. ¿Qué tiene que pasar para que puedas decir ‘en esto están metiendo la pata’?

MH: Una de las consecuencias que ha tenido este crimen es la reapertura de la calle Bartolomé Mitre que estaba cerrada desde la masacre de Cromañón. El gobierno de la Ciudad rápidamente se ha puesto a trabajar en esto argumentando la dificultad que creó la clausura de la calle para permitir asistir con ambulancias a las víctimas de Once. ¿Qué opinión tenés sobre este tema?

AG: El colectivo Cromañón no es homogéneo sobre el tema, de hecho hay muchos familiares que están de acuerdo con la reapertura. Personalmente siempre estuve en contra hasta que me di cuenta que el tema no es si se abre o no, sino si se abre y se lava todo o si se abre y el tema se mantiene presente. Qué van a hacer con el boliche, por ejemplo. También es cierto que el lugar está muy abandonado y por allí no pasa nadie, que resulta difícil hacer una vigilancia del santuario, que los familiares tienen que ir especialmente a cuidarlo, etc.

Creo que si realmente se abre, haciendo una cuenta nueva sin borrar no habría problema, el problema es que estando los que están uno piensa que van a barrer con todo. Dado los años que han pasado y que objetivamente el cierre ha provocado muchos trastornos en una zona que es un verdadero cuello de botella, no me parece mal que se abra, pero habría que ver en qué condiciones.

MH: Diego Santilli, el ministro de Medio Ambiente porteño, aseguró que se va a respetar el santuario sin alterar nada de los recuerdos y homenajes a las víctimas. El tema será controlar muy de cerca que se cumpla.

AG: Estamos de acuerdo. También habría que hacer algo en Once por los 51 fallecidos y los más de 700 heridos. ¿Te acordás cuando el ex Jefe de Gabinete y actual senador, Aníbal Fernández, habló de la izquierda siniestra por los vagones incendiados?

El juego a la derecha se lo hace la pésima gestión ferroviaria MH: También de la persecución que sufrió el dirigente ferroviario “Pollo” Sobrero por denunciar a estos delincuentes.

AG: Eso es lo que más indigna. Esto no pasó de la nada, pasó sabiendo que iba a pasar y en realidad sucede todos los días en las condiciones que viajamos. ¿Por qué la gente viaja adelante? Parece que Schiavi vive en una nube de tapioca. Es la herencia de la flexibilización laboral, el maldito presentismo. Cuando baja del subte la gente sale disparada.

MH: No es extraño que un ex funcionario macrista piense de ese modo.

AG: Tengo mucha bronca. Cualquier cosa menos anestesiarla. Eso de hacerle el juego a la derecha se les va a terminar volviendo en contra. El juego a la derecha se lo hace la pésima gestión ferroviaria y defender los Derechos Humanos de la boca para afuera pero no en las cosas cotidianas. Vamos a ver quién le está haciendo el juego a la derecha, por lo demás son días muy tristes. Cuando terminé el unipersonal el pasado viernes, necesité decir algo sobre el tema. La función debe continuar pero tiene un alto costo cuando ese día apareció el cuerpo sin vida de Lucas y hubo represión en Once. Algo demencial, parecen radicales por lo mal que están manejando ciertas cuestiones. Cuando las cosas saltan todo el mundo se parece demasiado.

MH: Últimamente, han sucedido una serie de hechos: la protesta contra la megaminería, el Proyecto X de espionaje a los luchadores sociales, la Ley antiterrorista.

AG: Realmente hay casos como el del periodista Horacio Verbitsky que no pensaba que iban a terminar en esta especie de tapadera permanente. La gente curtida no debería sorprenderse, tal vez la sorpresa sea un indicador de juventud.

MH: Para terminar, me enteré que subiste la apuesta con tu unipersonal “Así no es la vida”.

AG: Fue junto con la dirección del teatro. Están conformes y nosotros también, así que vamos a continuar en marzo, todos los viernes a las 23:00 en el teatro SHA.


El Dr. Alfredo Grande es médico psiquiatra, psicoanalista y cooperativista. Docente universitario desde el año 1975 a la fecha. Fundó la cooperativa ATICO el 1 de Mayo de 1986. En la actualidad, es profesor en las Universidades de Lomas de Zamora y Buenos Aires. Fundador del Seminario de Psicoanálisis Implicado en 2003 (Buenos Aires-Mar del Plata). Ha sido designado Miembro de Honor por la Sociedad Cubana de Psiquiatría. Redactor de la Agencia de Noticias Pelota de Trapo.

La Haine

Comments

comments

You may also like...