México: La juventud rebelde se abre paso en las calles

FRENTE DE IZQUIERDA SOCIALISTA
La juventud rebelde se abre paso en las calles

Ni partidos burgueses, ni caudillos

La emancipación del pueblo del México será obra del pueblo mismo
A raíz de las protestas en contra del candidato priísta Peña Nieto por parte de los estudiantes de la Universidad Iberoamericana, se ha producido en todo el país una catarata de movilizaciones fundamentalmente de jóvenes que apuntan con claridad contra la terrible situación política que atravesamos puesta en evidencia por las campaña electorales de todos los partidos “registrados” con vistas a las elecciones presidenciales del 1° de julio.

La juventud estudiantil ha sido tradicionalmente un termómetro sensible de las aspiraciones y preocupaciones populares. Hoy es evidente un hartazgo muy extendido entre amplísimas capas de la población del sistema de partidos corruptos, del insultante dispendioso gasto multimillonario de sus campañas en una situación en la que más de la mitad de los mexicanos vivimos en condiciones de pobreza y pobreza extrema. Es este hartazgo de un poder político en contubernio con los amos de México el que se ha expresado en las calles impugnando la farsa electoral de una falsa democracia basada en una bolsa de billetes que abundantemente reparte el IFE.
Tanto los tres partidos principales (PRI, PAN y PRD) como sus candidatos y partidos menores acompañantes representan los intereses y objetivos de los verdaderos amos de México: los grandes empresarios nacionales y extranjeros de la banca, la industria, el comercio, los servicios, los medios de comunicación que con sus enormes capitales imponen su dominación a través de esos partidos.
La política que siguen el presidente, los gobernadores, los diputados y demás dirigentes es la política económica y social impuesta por las grandes agencias financieras que desde Washington, Londres, Madrid, Berlín y demás capitales imperialistas someten a todas las naciones del mundo a las privatizaciones, al endeudamiento creciente, al desempleo masivo, a la destrucción de las organizaciones que defienden los intereses de los trabajadores, a la militarización de la vida cotidiana y a todas las plagas que azotan hoy a la humanidad. En México, como en Grecia, como en España, como en el mundo árabe, nuestro pueblo se enfrenta a un sistema económico y político en crisis, caótico basado en la explotación de millones de trabajadores de todos los países y en el sacrificio de sus poblaciones.
Ningún de los candidatos presidenciales representa los verdaderos intereses de emancipación y liberación del pueblo oprimido y explotado de México. Sólo con la participación independiente, democrática y solidaria desde la raíz popular misma podrán las masas superar su situación actual. Sólo a través de sus organizaciones democráticas y la fundación de comités y consejos desde la base misma de los trabajadores, las mujeres, los maestros, los estudiantes, los campesinos y de todo el pueblo podrá forjarse la alternativa verdadera que cada vez más mexicanos y mexicanas buscamos para superar la crisis actual. Pero esa alternativa no puede y no surgirá de las elecciones del 1° de julio. Al contrario la actual farsa electoral sólo es una forma más de enajenar aún más al pueblo.
Los amos de México saben que cualquiera de los candidatos triunfadores el 1° de julio está destinado a resolver y a poner en práctica las reformas que ellos quieren para seguir acumulando ganancias y privilegios.
Una reforma laboral para exprimir más a la fuerza de trabajo, a pesar de que los salarios de México ya son comparables a los de China, los capitalistas no están conformes y quieren rebajarlos aún más.
Una reforma fiscal para dar más privilegios a los inversionistas y gravar más con impuestos al consumo de las mayorías (como el IVA).
Una reforma energética para completar las privatizaciones furtivas en marcha de PEMEX y la CFE.
Una ley de seguridad nacional que institucionalice la militarización creciente de la vida nacional que incrementarán las nefastas consecuencias represivas que padecemos.
Es necesario que las movilizaciones populares impidan que este plan de los capitalistas que imponen a los partidos registrados se realice luchando por:

¡Por elecciones verdaderamente democráticas!
¡Aumento del presupuesto para las preparatorias y universidades públicas!
¡Por una semana laboral de 35 horas!
¡No a las privatizaciones!
¡Democracia e independencia sindical!
¡Regreso del ejército a los cuarteles!
¡Solidaridad con el pueblo de Cheran!
¡Presentación con vida de los detenidos-desaparecidos!
¡Juicio a los culpables de la guerra contra el pueblo!
¡A organizar comités y consejos populares en lugares de trabajo, escuelas y barrios!
¡Por un gobierno obrero, campesino indígena y popular!

El FRENTE DE IZQUIERDA SOCIALISTA (FIS) se funda para acelerar el proceso de la forja del instrumento organizativo que será urgentemente necesario en las jornadas que se abren ya y que después del 1° de julio serán más necesarias que nunca.

Comments

comments

You may also like...