iv>
div>

Modelo para rearmar: sinceramiento y “sintonía fina”

La tercera etapa del kirchnerismo

Kirchnerismo 3.0. Presente y futuro del modelo económico.

Diego Acevedo para Comunicación Popular

La personalización y eliminación de los subsidios, el freno oficial al proyecto de reparto de ganancias, el reconocimiento de la inflación, los controles al tipo de cambio y la nueva etapa en Aerolíneas Argentina; son los temas que el oficialismo presentó desde la victoria del 23 Octubre. Cristina definió a la nueva etapa económica del modelo como la de “sintonía fina”, lo que sin dudas queda claro que a partir de la segunda gestión de CFK – tercera desde que el Frente para la Victoria ganó el poder en el 2003- se viene el sinceramiento de los problemas económicos que se venían ocultado en la campaña electoral y en años anteriores. Presente y futuro de la Argentina K.

La eliminación de los subsidios a bancos, casinos, empresas de telefonía móvil, mineras, petroleras y grandes empresas. Este beneficio fiscal inexplicable del Estado lo venían recibiendo desde el año 2003. Se vino el momento del corte total en materia de subsidios, esto también fue aplicado a las zonas caras de Buenos Aires como Puerto Madero, Barrio Parque, Palermo y countries. La Capital Federal es el distrito que recibe más subsidios, la masa de dinero para subsidiar el consumo energético, entre otros, viene de las provincias del interior. Demostrando así una inequidad en materia de los recursos fiscales que no son usados adecuadamente.

Fue un despilfarro haber subsidiado a los sectores más ricos de la Argentina, hay que celebrar que se le puso un fin a esto y lo que se viene en materia de tarifas es la renuncia de subsidios voluntariamente. Que se inicia en capital, pero que después se extenderá a toda la provincia de Buenos Aires a partir del 2012. Así los que necesiten seguir recibiendo los subsidios tendrá que presentar una declaración jurada- que luego será cruzada con la AFIP y ANSES- para determinar si es justificada la decisión; todavía no se dieron a conocer los parámetros con los cuales el Gobierno utilizará para determinar el uso eficiente de los subsidios. Queda claro que la medida oficial está destinada sanear las cuentas públicas y disminuir la inequidad en materia de tarifas de servicios públicos que igualó a todos, a ricos y pobres.

La inflación también fue un problema que el Gobierno reconoció, el discurso que brindó CFK en la Conferencia Anual de la Unión Industrial Argentina (UIA); admitió los problemas de carácter inflacionario en la gestión, sus efectos en el salario y en la competitividad. Esta vez habló de inflación y no de “reacomodamiento de precios”, como se venía gestando en el discurso oficialista, repetido por funcionarios del gobierno a raja tabla. La rentabilidad empresarial no puede estar siempre acompaña de bajos salarios o devaluaciones reiteradas para mejorar la competitividad porque en el último caso viene acompañado del aumento de precios. CFK dijo textualmente: “si ustedes observan la línea argentina nunca la van a ver en la línea de la revaluación de la moneda, siempre la van a ver en la línea de depreciación de la moneda, tal vez no con la intensidad que querrían todos los exportadores, pero entonces que no me vengan a hablar de inflación después, porque si yo no tengo controlada también la variable del dólar, vamos muchachos, dos más dos es cuatro y todos sabemos que terminan referenciando los precios de los bienes y de los servicios en dólares, pongámonos de acuerdo”. Cristina siempre hace alusión a la tecnología acompañada de inversiones para bajar la tasa de inflación que aqueja a la economía argentina, remarcó que la competitividad debe ser buscada por esa vía y no por recortes salariales o depreciaciones de la moneda.

“Muchas veces algunos interpretan que competitividad se hace a costa de salarios o se hace a costa de renuncia de impuestos por parte del Estado. Ser competitivo porque el Estado me baja los impuestos, me da exenciones fiscales, me paga subsidios o porque les pago poca plata a los trabajadores, en realidad tampoco parecen formas muy novedosas en materia de innovación para generar competitividad “.

“Quiero aclararles que nuestro modelo es un modelo de crecimiento, no de metas de inflación…”.

Fueron algunos de los conceptos que remarcó la Presidenta de la República frente a los empresarios congregados en la UIA. El freno oficial al proyecto de reparto de ganancias por parte del ejecutivo y su delegación al ámbito interno de empresarios y trabajadores, dejo sin relevancia el reclamo que se venía haciendo desde la CGT. Sin embargo, Moyano aseveró que seguirá insistiendo con el tratamiento y posterior aprobación del proyecto, una ley que figura que en la Constitución Nacional, pero que el empresariado se niega a llevarla práctica. Si bien hubo una fuerte caída de los márgenes de ganancias tras la crisis económica en 2001, esta se revirtió rápidamente gracias la devaluación brusca de la moneda y salarios bajos que permitieron una rentabilidad elevada, inclusive superando a la década del 90. Según el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (Cifra). Se pudo observar que las utilidades, medidas sobre las ventas;  durante la década del 90 y la que pasó. Muestran significativas diferencias;  por ejemplo en el periodo 1991-2001, promediaron el 3.1 por ciento; mientras que si se compra con el periodo 2003-2010, arroja un 8.5 porciento. A esto también hay que agregarle el fuerte giro de utilidades al exterior que provocan las empresas trasnacionales y la contracara de la no reinversión en el país que dio origen a esas ganancias. Otro de los puntos que se hizo hincapié en el discurso ante los empresarios.

El 10 de Diciembre asume un segundo mandato Cristina, tendrá que reparar los errores heredados de su mandato, los temas del presente que sin duda marcarán  la agenda del la 2012: el tema inflacionario y la eventual reparación del INDEC (una vez reconocida la inflación, es probable que el Gobierno también se sincere en la cuestión de las estadísticas oficiales); quita de mas subsidios y aumento de tarifas de los servicios públicos; la restructuración de Aerolíneas Argentina, que comenzó en este mes pero que sin dudas continuará durante el año entrante; la discusión salarial y reparto de ganancias por parte de la CGT; perdida de la competitividad y alternativas para mejorarla más allá de una devaluación; el deterioro del superávit fiscal y comercial que se vino profundizándose durante estos años.

En cuanto los temas que vienen para el futuro económico de Argentina y aún no fueron resueltos: la Ley de Entidades financieras, para declarar a la banca local como un servicio público; la reforma impositiva y la disminución del IVA como carga tributaria en los alimentos;  la soja-dependencia, esta semana el valor de la soja se desplomó y llego a valores del 2010; la reglamentación y aplicación de la Ley de Glaciares, el ejecutivo la frenó por intereses mineros ligados a gobiernos provinciales; los nuevos descubrimientos petroleros y su impacto en la matriz energética.

Sin dudas el kirchnerismo deberá lidiar con su propia herencia y llevar a la agenda los temas que lo caracterizaron de progresista durante estos 8 años para no defraudar al electorado que lo eligió por las conquistas sociales, económicas y culturales.

diegoacevedo.ar@aol.com

Los comentarios fueron inhabilitados.

Advertisement
  • Facebook
Videos Recomendados

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


Acceder