Nicaragua: Campaña “Semillas de Identidad” para luchar contra los transgénicos

Por Giorgio Trucchi

Generar debate sobre la agroecología y los riesgos de los transgénicos para la biodiversidad en Mesoamérica, compartir y fortalecer las iniciativas en torno a la protección, conservación, multiplicación, mejoramiento y promoción de las semillas criollas como estrategia de soberanía y seguridad alimentaria, así como identificar retos para la protección de la agrobiodiversidad en la región, han sido los principales objetivos del Foro Debate organizado por la Campaña “Semillas de Identidad” y sus redes asociadas .

Según Miguel Altieri, presidente de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología (SOCLA), el modelo de agricultura industrial que hoy en día domina la producción de alimentos, ya no es sostenible ni son válidas las premisas sobre las cuales se creó.

“La Revolución Verde fracasó como modelo porque tenemos casi mil millones de hambrientos en el mundo y una cantidad impresionante de problemas ambientales. Necesitamos de un nuevo paradigma que es la agroecología.

Con ella -continuó el científico- recuperamos el conocimiento tradicional milenario de América Latina e introducimos los elementos de la ciencia moderna de la ecología y agronomía. De esa manera fomentamos un diálogo de saberes para crear una nueva agricultura”, dijo Altieri.

En este sentido, la agroecología se ve como la herramienta fundamental para alcanzar la soberanía alimentaria y la resiliencia ante el cambio climático, chocando de modo frontal con los intereses de las grandes empresas transnacionales de semillas.

En el mundo hay 180 millones de hectáreas sembradas con transgénicos y ninguna de ellas está alimentando a las personas que padecen de hambre en el planeta, sino que sirven para producir agrocombustibles y el ganado de China y Europa

“Se trata de una ciencia militante que se compromete con una causa política y social y es inevitable que choque con los grandes intereses de las transnacionales. Un lobby que controla el sistema alimentario y que sigue proponiendo un modelo que ya está agotado.

Necesitamos algo totalmente diferente, porque la crisis global que está enfrentando la humanidad es producto del sistema capitalista, y no podemos pensar resolver los problemas con las mismas herramientas del capitalismo y el mercado”, sugirió Altieri.

El experto animó al gobierno nicaragüense a aprovechar de ese momento histórico para impulsar la agroecología en el páis, “pero no como un simple nicho, sino como el camino a recorrer, invirtiendo los recursos necesarios para ese cambio de modelo de producción”, dijo.

A ese propósito, Miguel Obando, sub director general del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) aseguró que Nicaragua ha iniciado un proceso que apunta al cambio de modelo productivo, “aunque se trata de algo gradual por el atraso en que se encontraba el país”.

Transgénicos

Durante las actividades del seminario, al que participaron más de 100 delegados y expertos de MéxicoCosta RicaEl SalvadorNicaragua, el debate se enfocó en el tema de los transgénicos.

“Queremos dejar firmemente sentado nuestro rechazo a los transgénicos. No los necesitamos porque en Nicaragua y en toda la región hay una gran variedad de semillas criollas y acriolladas que está siendo rescatadas por la población campesina”, dijo Harold Calvo, coordinador de la Campaña “Semillas de Identidad”.

Estamos trabajando con 35 mil familias campesinas de casi todo el país que producen sus propias semillas y que las están mejorando.

Según Altieri, los transgénicos no sirven para alimentar al pueblo, ni para garantizar la seguridad alimentaria. “En el mundo hay 180 millones de hectáreas sembradas con transgénicos y ninguna de ellas está alimentando a las personas que padecen de hambre en el planeta, sino que sirven para producir agrocombustibles y el ganado de ChinaEuropa”, aseguró.

Campaña

“Semillas de Identidad”

Entrando en su quinto año de trabajo, la Campaña “Semillas de Identidad” analizó los resultados logrados.

“Estamos trabajando con 35 mil familias campesinas de casi todo el país que producen sus propias semillas y que las están mejorando. Igualmente, hemos identificado más de 300 variedades de semillas criollas de frijol, maíz, sorgo, leguminosas, arroz y trigo y se han creado más de 250 bancos de semillas”, explicó Calvo.

El coordinador de la Campaña explicó también que contribuyeron a la creación y aprobación de la Ley de Bioseguridad y a la Ley de Fomento a la Agroecología, así como a impulsar la Ley de Biodiversidad -que aún está pendiente de aprobación-, y a promover ordenanzas municipales, logrando que cinco municipios declararan sus territorios libres de transgénicos.

Fuente: REl Uita

Comments

comments

You may also like...