Nueva Legislatura: poco cambio rumbo al 2015

 La conformación del parlamento local a partir de diciembre tendrá un bloque oficialista de 28 legisladores y un interbloque de 17 que responde al kirchnerismo. Reportajes exclusivos con los nuevos legisladores(hechos por revista Z)

 

legislatura

 Desinflados los globos multicolores, acallados los pitos, las matracas y la música a todo vo­lumen, agotado el derroche de al­garabía, sonrisas y abrazos, a una semana de las elecciones legislati­vas, se impone el balance. El PRO de Mauricio Macri consolidó su li­derazgo en la Ciudad aunque la votación no alcance para alterar la composición de la Legislatura ni para darle quórum propio.

El líder del PRO aprovechó la vic­toria lanzando en vivo y en directo su candidatura a la presidencia en 2015. Una autoproclamación que dejó en segundo plano los festejos por el aluvión de votos que cose­chó Gabriela Michetti (39,25%), se­guida de atrás por Sergio Bergman (34,46%) e Iván Petrella (33,6%).

El 33,6% de los votos para le­gisladores es sin duda una victoria. También significa que por lo menos seis de cada diez porteños le nega­ron el sí a la gestión macrista. Des­de 2011 el PRO cuenta con 26 ban­cas propias. En diciembre tendrá 28, con lo que queda sólo a dos de poseer quórum y mayoría propios. Esos votos necesarios, hasta ahora, los proveían Juan Pablo Arenaza e Isabel Montes de Unión por Todos -el partido de Patricia Bullrich, un “aliado natural”- y Daniel Amoro­so, de Confianza Pública, quien in­gresó en 2009 con la lista del PRO y después formó un monobloque.

En diciembre quedará acéfalo el bloque oficialista porque el jo­ven Fernando De Andréis deja la banca. Es posible que la jefatura de bloque recaiga entonces en la actual presidenta de la Comisión de Promoción e Integración So­cial, Carmen Polledo. La ex presi­denta de COAS es amiga de larga data de Mauricio Macri.

El Frente para la Victoria, como se esperaba, mejoró la performan­ce de 2009 y pasó de 9 a 12 le­gisladores propios. El kirchneris­mo fortaleció su presencia con el ingreso de seis nuevos parlamen­tarios frente a tres salientes (Tito Nenna, María José Libertino y Ro­meo Mateo). El oficialismo nacio­nal apostó fuerte al colocar al fren­

legislatura te de la lista a una figura como Jorge Taiana. Obtuvo 17,13% de los votos, a los que hay que sumar los obtenidos por la colectora Al­ternativa Popular, que ganó una banca para Pablo Ferreyra, que in­gresó con el 4,23%. Ferreyra ade­lantó que formará su propio bloque, aunque bajo el lide­razgo de Taiana.

Si a estos resultados se su­man los aliados que ya tienen (dos legisladores por el Fren­te Progresista Popular, Aní­bal Ibarra y Susana Rinaldi, y otros dos por el sabatellis­ta Nuevo Encuentro, Gabrie­la Cerrutti y Edgardo Form), el interbloque que responde al gobierno nacional sumaría 17 votos, constituyéndose en la segunda minoría.

Unen fue la fuerza que más votos obtuvo después del PRO. El 24,7%. Esto le permitió hacer ingresar 8 le­gisladores, empezando por el dirigente de La Alameda y buen amigo del papa, Gustavo Vera. En segundo lugar ingresó María Eu­genia Estenssoro, que vuelve a la Legislatura (su primer período fue entre 2003 y 2007, por el ARI) des­pués de tener una senaduría por el Frente Amplio Progresista (FAP). Se cree que Unen formará un in­terbloque con los dos legisladores de Proyecto Sur (Virginia González Gass y Pablo Bergés) y Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica.

La gran beneficiada de este es­cenario fue Graciela Ocaña, que responde al legislador y ex sindi­calista del juego Daniel Amoroso. La ministra de Salud de la Na­ción entre 2007 y 2009 e in­terventora del PAMI durante el gobierno de Néstor Kirch­ner cosechó el 5,88% con la lista corta (sin candidatos a diputados ni a senadores) de Confianza Pública. Esos gua­rismos le abren la puerta de la legislatura a la segunda de la lista, Cristina García de Aurteneche, actual directora general de Gestión y Partici­pación Ciudadana. Ocaña re­cogió sus votos entre electo­res del PRO y de Unen.

La otra novedad es el re­torno al recinto de la izquierda clasista (Jorge Altamira fue legis­lador entre 2000 y 2004) con el ingreso del economista y docente universitario Marcelo Ramal por el Frente de Izquierda y los Trabaja­dores (FIT), una alianza del Partido Obrero, el PTS e Izquierda Socia­lista. La banca va a rotar entre los tres integrantes del frente.

Entre las fuerzas que no alcan­zaron o pierden representación le­gislativa está Camino Popu­lar, que no logró la reelección de Fabio Basteiro. Los votos no le alcanzaron a Unen para que conservara su banca Jor­ge Selser. La UCR en diciem­bre se despedirá del recinto cuando terminen su manda­to Claudio Presman y Anto­nio Campos.

La distribución de bancas a partir de diciembre coloca al macrismo a dos votos del quórum propio. Un límite que necesitará superar muchas ve­ces para aprobar las leyes con las que Macri busca catapul­tar su gestión municipal al es­cenario presidencial.

Mirá los reportajes acá:

María Rosa Muiños: “Universalizar la educación inicial”

Iván Petrella: “Hay que convencer a la oposición”

Pablo Ferreyra: “Vamos a ser aliados del FpV”

María Eugenia Estenssoro: “Terminar con la notoria desigualdad de la Ciudad”

Marcelo Ramal: “Levantaremos la agenda de las aspiraciones populares”

 Graciela Ocaña: “Impulsaremos una ley anticorrupción”

Por Marta Bilbao

DZ/rg

Fuente Redacción Z

Imprimir Nota

Email This Page

Comments

comments

You may also like...