Quilmes: los trabajadores recuperaron una clínica en quiebra

Se trata del Sanatorio “Perpetuo Socorro” de Quilmes, que fue abandonado por sus dueños y recuperado por los trabajadores, quienes se organizaron en una cooperativa y lograron conservar sus trabajos

La historia  se repitió muchas veces: una empresa que corta los pagos de un momento para otro, que abandona las instalaciones y deja a sus trabajadores en la incertidumbre. Esta vez ocurrió en Quilmes: los dueños de la clínica privada “Perpetuo Socorro” desaparecieron en enero dejando una importante deuda y a médicos que no sabían qué hacer.

“Hacía unos meses que no teníamos insumos y reclamábamos, pero los directivos nos decían que no tenían plata. Entonces revisamos las cuentas y nos dimos cuenta que era mentira: en realidad recibían la plata aunque a nosotros no nos llegaba”, explica Débora, una de las trabajadoras de la Clínica.

Los dueños les debían a todo el mundo y el personal de ambulancia y del servicio de oxígeno llegaron a vivir situaciones dramáticos. El 23 de enero, sin previo aviso, se borraron del mapa.  “Nos dejaron solos, como chicos huérfanos. Se llevaron la plata de los pacientes y a los empleados en blanco le pagaron dos mil pesos cada uno. Y nada más. En ese momento sentimos que nos sacaron parte de nuestra vida. Después hicimos guardias y esperamos una respuesta, pero a nuestro alrededor la clínica empezó a vaciarse. No quedaba nadie: se llevaron hasta los pacientes. Llamábamos a los dueños y no nos contestaban”, dice Débora.

La primera semana fue dura, pero los empleados empezaron a pensar la idea de armar una cooperativa. Permanecieron en sus espacios de trabajo y hacían guardias de noche y de día para que no les sacaran los equipos. En poco tiempo, la justicia declararía la quiebra de la empresa.

“Entonces se acercó un abogado de empresas recuperadas y propuso que nos organizáramos, que era posible seguir la lucha. Fue difícil organizarnos, somos más de 50 personas, pero enseguida formamos la comisión directiva por voto popular, y si bien todavía no tenemos la matrícula, ya somos una cooperativa en tránsito”, comenta la trabajadora.

En poco tiempo, se acercaron a la justicia y explicaron que querían seguir trabajando: que no era su intención quedarse con algo que no les pertenecía sino, fundamentalmente, querían conservar los puestos de trabajo. El desempleo les caminaba por los tobillos.

Por ahora, lo lograron y la lucha continúa: es tiempo de volver a recuperar los pacientes.  “Estamos desinfectando todo el sanatorio, coordinando con los médicos los horarios. Nuestras familias, los vecinos y los medios nos ayudaron un montón, recibimos una solidaridad extraordinaria”, concluyó Débora.

http://www.apn.org.ar/index.php/component/k2/item/715-quilmes-los-trabajadores-recuperaron-una-cl%C3%ADnica-en-quiebra.html

Comments

comments

You may also like...

Comments are closed.