2 comments

  1. vi el programa y creo que se les cae la careta a unos cuantos. Por empezar, la banalizacion del debate posterior con el ring tong “conmigo no barone”. No era lo importante… Sino, lo que Sarlo le estaba diciendo: el trabajo de barone en La Nacion hasta el 2005. Y lo que Barone decía: como es posible trabajar en diarios que tienen relaciones con gobiernos genocidas y que se apropiaron de Papel Prensa. Lo de Sarlo parece ser un desliz, o una chicana usada en el debate, usar como argumento (vos trabajaste tambien en la nacion) algo que tambien va contra ella misma. Lo de Barone queda develado con endeble (como mínimo) desde el punto en que el trabajo para esos diarios y desmorona toda la perspectiva del periodismo “militante” de la que tanto hacen gala.
    Ninguno de los dos pudo seguir hablando con profundidad del tema. Y lo profundo ¿que es? se puede ser un periodista comprometido en un proyecto de transformacion de la realidad, trabajando para grupos de poder, ya sea de la corporacion politica o de la multimediatica politica. La respuesta claramente es NO!
    La transformacion esta en otro lugar, abajo y a la izquierda. O en los subterraneos y fugando por la izquierda ya a esta altura, desde lo invisible.

  2. Mas allá del fanatismo del panel de 678 que, en mi opinión, lleva a mucha gente dia tras dia a ser mas sectaria, lo que me pareció imperdonable es que Sarlo dijera que los medios no tienen incidencia significativa en las opiniones políticas de la gente. Eso la convierte, a mi gusto, en una repudiable mercenaria.
    Y si, chuba, por supuesto, la transformación está en otro lugar, seguimos viviendo en una pseudodemocracia

Comments are closed.