Refutación del programa de Lanata del 11/11/2012

CÁTEDRA NACIONAL DE ECONOMÍA ARTURO JAURETCHE
EL DESENDEUDAMIENTO DE ARGENTINA


Aclaraciones frente a los planteos del programa PPT del 11/11/2012


por Andrés Asiain y Estanislao Malic

Economistas de la Facultad de Ciencias Económicas – Universidad de Buenos Aires

En el programa conducido por Jorge Lanata, Periodismo para todos, del 11 del corriente
mes, se abordó la cuestión de la deuda pública. En el mismo se señaló que la “bandera K”
del desendeudamiento constituye un “mito” que forma parte del “relato oficialista”
. De
igual modo, se sostuvo que la Argentina se encuentra cada vez más endeudada y que nos
encontraríamos al borde de una crisis de pago que comprometería la viabilidad financiera
del sistema de seguridad social, la política de créditos del Banco Nación, la estabilidad
cambiaria y de precios. Esta argumentación estuvo respaldada por entrevistas a una serie
de profesionales, entre ellos los ex ministros de economía Roberto Lavagna y Martín
Lousteau y el economista Eduardo Levy Yeyati
(algunas de cuyas opiniones textuales son
reproducidas en el anexo). En el presente informe demostraremos que los argumentos
desarrollados a lo largo del programa son falaces y que la política de desendeudamiento ha
sido uno de los principales logros de la sociedad argentina en los últimos años
.
Deuda externa, deuda interna y algunas aclaraciones

El argumento central utilizado para desvirtuar la política de desendeudamiento externo
realizadas bajo los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, ha sido el señalar que la deuda
pública ha crecido nominalmente a lo largo del período 2001-2012. La misma paso de los
144.452 millones de dólares del 2001 a 182.741 mil millones en marzo de 2012, por lo que
en lugar de desendeudamiento habría existido un endeudamiento cada vez mayor.

Antes que nada, vale empezar por el tema de cómo se mide la deuda. Comparar a precios
corrientes una magnitud a lo largo de un período de más de diez años no es adecuado
.
Existe algo que se llama inflación, y un dólar hoy no es lo que era ayer, por lo que para
hacer comparable la deuda de ayer con la de hoy habría que buscar alguna unidad constante
de valor. Pero más importante aún, medir cuanto se debe en general sin compararlo con los
ingresos que se disponen para pagar tiene escaso significado económico. Por eso los

economistas suelen utilizar la relación deuda pública-producto o deuda pública recaudación,
para comparar niveles de endeudamiento. Si hubieran utilizado la primer
relación, habrían

encontrado que la relación deuda pública equivalía al 55% del valor de
la producción del año 2001 o al 166% del producto en 2002
(se incrementa por efecto
de la devaluación y la crisis), mientras que para el 2012 es del 41%.
Si la hubieran
comparado con la recaudación del Estado Nacional, hubieran encontrado que la deuda
pública representaba 2,87 veces la recaudación de 2001, 9,46 veces la recaudación de
2002 y de sólo 1,77 veces la recaudación del 2011. Por último, otro elemento de
relevancia es como se distribuyen los vencimientos de la deuda (cuando hay que pagarla),
que suele denominarse la vida promedio de una deuda, que paso de los 8,4 años en 2001 a
los 10,2 en 2012. Es decir, menos endeudamiento y a mayor plazo. Entonces, si hubieran
medido correctamente la magnitud del endeudamiento público hubieran llegado a la
conclusión contraria, nos desendeudamos.

Pero la principal falsedad del argumento de que cada vez estamos más endeudados no se
encuentra en la forma de medir la deuda, sino en el hecho de considerar a todas las deudas
como iguales, cuando en realidad no lo son
. La Argentina no se vio sometida al monitoreo
permanente de los organismos internacionales de crédito, a la imposición de políticas
económicas que destruían el entramado productivo y social hasta empujar al desempleo a
casi el 25% de los trabajadores y a la pobreza al 50% de la población, por estar endeudada
en pesos. El problema es que estábamos endeudados en dólares. La diferencia crucial entre
ambos tipos de deuda (interna vs externa) es que la Argentina puede imprimir pesos pero
no dólares. La deuda externa que se paga moneda extranjera y por eso nos obligaba a
buscar permanente refinanciamiento en dólares resignando a cambio la soberanía en el
diseño de la política económica
, so pena de vernos sometido a una crisis de balanza de
pagos que incluye una profunda desvalorización de la moneda nacional, caída de los
ingresos reales de las mayorías y un parate de la actividad económica como la sucedida en
2001-2.
Por eso la política de desendeudamiento consistió en reducir la deuda pública
externa que pasó de representar el 95% del producto en 2002 al 14,1% a comienzos
del presente año (ver gráfico 1). Mediante los sucesivos canjes, el pago al FMI, la
cancelación de deuda con las reservas del banco central, la Argentina fue disminuyendo su
nivel de endeudamiento externo ganando autonomía para el diseño de la política económica
frente a los organismos internacionales de créditos y otros representantes del establishment
financiero internacional. Para quien lo desee, el desendeudamiento de la Argentina
comparado con el creciente endeudamiento de otras naciones del mundo puede ser seguido,
segundo a segundo, en la siguiente página: www.ratiodeuda.com.ar.

La plata de los jubilados, el banco Nación, las reservas del Central y la emisión
inflacionaria

Abordar en detalle todos los argumentos sostenidos en el programa respecto al hecho de
que distintas instituciones gubernamentales tengan en su cartera de activos títulos públicos
sería demasiado extenso (a quien le interese puede consultar algunos ejemplos en el
apéndice). Preferimos simplemente señalar que su falsedad se originan en forzar ideas en
donde una agencia gubernamental debería ahorrar como un hogar o un Banco Central
debería analizar su balance como una fábrica de alfajores
. Al respecto, podemos afirmar
que las deudas intragubernamentales no desestabilizan el funcionamiento económico de una
nación, simplemente reasignan recursos corrientes entre distintas instituciones publicas.

Ningún análisis serio, en ningún mercado del mundo, de prácticamente ninguna corriente
económica, analiza la solvencia de las finanzas nacionales considerando este tipo de
deudas, y solo unos pocos incluyen la emitida en moneda nacional. Todas las economías
nacionales tienen bancos centrales que emiten dinero, y lo hacen mayormente comprando
deuda de los gobiernos nacionales, que es el mecanismo fundacional de estas instituciones
monetarias.
En todas partes, los fondos de pensiones compran deuda de los estados
nacionales, provinciales y municipales, incluso las AFJPs lo han hecho en Argentina (el
53% de la cartera de activos traspasada a la ANSES en la nacionalización del sistema
estaba compuesta por títulos públicos nacionales). También es habitual que los bancos
públicos lo hagan, así como lo hacen también los privados. Para estos analistas, pareciera
que Argentina funciona con ciertas reglas misteriosas e insólitas a nivel global.

Finalmente encontramos el famoso “efecto inflacionario” de la emisión monetaria. Existen
múltiples visiones acerca de las causas de la inflación (ver por ejemplo:
http://catedrajauretche.blogspot.com.ar/2012/08/precios-internacionales-alimentos-e.html),
lo sorprendente, es que las que estos analistas parecen esgrimir no resisten la menor
contrastación empírica. ¿Qué ideas hay por detrás? Básicamente que la emisión monetaria
generaría presiones sobre el nivel de precios a través de un exceso de demanda agregada, la
cual no podría ser atendida por la capacidad productiva de un país (oferta agregada),
impulsando a los ofertantes a subir los precios. Más allá de la veracidad de estos
mecanismos, sorprende que los consideren en un año de franca desaceleración, con
capacidad productiva ociosa y aún con cierto nivel de desempleo de la mano de obra.
Conclusiones
En el presente informe se ha demostrado que los argumentos desarrollados a lo largo del
programa son falaces y que la política de desendeudamiento ha sido uno de los principales
logros de la sociedad argentina en los últimos años. Es opinión de quienes escriben, que el
reconocimiento de avances como la creciente independencia económica frente a los
organismos internacionales de crédito que permitieron recuperar un manejo soberano de la
política económica no debe ser tarea exclusiva del oficialismo, sino también de una
oposición política constructiva que busque la mejora de las condiciones de vida de todos los
argentinos y no añore el retorno a épocas en que nuestra soberanía se encontraba
gravemente comprometida por el excesivo endeudamiento externo.
Anexo. Falsedades textuales
1) Roberto Lavagna, ex ministro de economía que realizó el primer canje de la deuda
durante el gobierno de Néstor Kirchner:
“Ha quedado una parte a reestructurar, y lo peor que le puede ocurrir a un país pero lo mismo
le pasa a una familia, cuando deja las cosas por la mitad del camino. A partir del año 2006
abandonaron la estrategia que iba dirigida justamente a terminar con esa parte pequeña de
acreedores que no habían ingresado y que hoy nos están creando a todos y le están creando
al país, un problema”

La ley 26.017 o “Ley cerrojo” prohibiendo al Poder Ejecutivo reabrir el proceso de
canje fue sancionada por el Congreso Nacional el 9 de febrero de 2005, cuando Roberto
Lavagna era ministro de economía. Pese a ello, el canje fue reabierto logrando en 2010
que el 67% de aceptación, con lo que más del 91% de la deuda declarada en default en
2001 ha sido regularizada y reestructurada.
2) Martín Losteau, ex ministro de economía que firmara la resolución 125 de
retenciones móviles durante el primer mandato de Cristina Kirchner:
“Cuando la crisis de 2009 te generó un límite recurriste al primer mangazo al futuro: voy a usar
la plata de los jubilados para pagar gasto hoy”
El ex ministro hace referencia a la nacionalización de las AFJP y la utilización de los
fondos que estas administraban para realizar políticas contracíclicas durante la crisis de
2008-9. En primer lugar, la nacionalización de las AFJP permitió terminar con un
sistema que le había quitado los aportes de los trabajadores activos al Estado mientras
lo obligaba continuar pagando las jubilaciones, generando un agujero en las cuentas
públicas. Además, la administración privada cobraba comisiones del orden del 30% de
los aportes, y al momento que comenzaron a tener que pagar a quienes se jubilaban bajo
el sistema privado, los fondos no permitían cubrir la jubilación mínima por lo que el
Estado debía poner la diferencia. La nacionalización vino a terminar con ese verdadero
asalto a las cuentas públicas.
En segundo lugar, las políticas contracíclicas realizadas con el Fondo de Garantía de
Sustentabilidad durante la crisis de 2008-9, permitieron sostener la actividad económica
y el empleo formal que constituyen las dos fuentes de recursos del sistema de seguridad
social para pagar las jubilaciones, pensiones y asignaciones. Ya que los ingresos de la
ANSES dependen en un 40% aproximadamente de la recaudación de impuestos
(ligados al nivel de actividad económica y que el Estado Nacional le transfiere) y un
60% de los aportes de los trabajadores formales. De esta manera, lejos de un mangazo
al futuro, ha sido una contribución al mantenimiento del sistema de la seguridad social.
“Como seguiste gastando tuviste que hacer otro mangazo al futuro, que es denme las
reservas”
Utilizar las reservas internacionales para pagar deuda externa cuyas tasas de
refinanciamiento excedían por lejos el rendimiento de la misma, es una operación
financiera que incrementa el nivel de reservas a mediano y largo plazo (por el ahorro de
intereses que supone) lo que está lejos de un mangazo al futuro.
“El siguiente mangazo al futuro es que imprimís dinero, no sólo estás usando dinero sino que
te miras al espejo, ese espejo es el futuro, le sacas dinero a tu propio futuro, lo traes hoy, sino
que la calidad del dinero que obtenés es cada vez peor”
Imprimir dinero no disminuye su calidad. La referencia parece tener implícito que
imprimir dinero genera inflación, pero todas las economías del mundo utilizan dinero
que se imprime. En todo caso, la discusión puede ser cuanto imprimir y para que
finalidad.
3) Eduardo Levy Yeyati, profesor de Dinero, Créditos y Bancos de la Facultad de
Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires:
“Lo toma el banco central, por ejemplo, al emitir la deuda, las LEBACs. El banco central está
tomando dinero de ahorristas argentinos que podría ser canalizado, por ejemplo, para generar
un mercado de préstamos hipotecarios”
Las LEBACs y NOBACs son títulos que los bancos privados compran voluntariamente
con sus fondos excedentes, es decir, aquellos que le sobran después de haber decidido
su política de préstamos. De esta manera, la falta de préstamos hipotecarios no puede
ser atribuía a su existencia. Por otro lado, lejos de ser una sustracción de dinero de los
ahorristas, es un cuasisubsidio a los mismos, ya que se trata de una política para
CÁTEDRA NACIONAL DE ECONOMÍA ARTURO JAURETCHE
sostener las tasas que los bancos les pagan. Es decir, el Estado absorbe el exceso de
liquidez en los bancos a través de la colocación de títulos y paga por ello una tasa para,
de esa manera, evitar que los bancos disminuyan las tasas que pagan por sus depósitos a
los ahorristas.
“El dinero es siempre el mismo, si el gobierno toma una parte de ese dinero, hay menos dinero
para el resto”
A diferencia de una mercancía de consumo – como puede ser un pebete de jamón y
queso que cuando alguien se lo come deja de existir para el resto-, el dinero circula de
mano en mano (un mismo billete de diez pesos puede ser utilizado para comprar cientos
de pebetes cuyo valor individual sea, por ejemplo, diez pesos). Es decir, el dinero es un
instrumento de cambio. De este modo, el gobierno puede tomarlo (por ejemplo, al
recaudar impuestos) pero luego volver a lanzarlo (cuando gasta), sin disminuir su
cantidad para el resto.

Fuente: http://www.weebly.com/uploads/5/9/6/3/5963196/desendeudamiento.pdf

Comments

comments

You may also like...