del sel

Senadoras quisieron impedir que Del Sel sea embajador de Panamá por misógino, pero fue salvado por Pichetto

Senadoras promovieron su rechazo y juntaron 22 votos, entre ellos Menem. Pichetto se peleó con Riofrío para salvarlo.

 

del sel

Miguel Del Sel casi entierra definitivamente su carrera política por su lengua fácil: esta tarde fue ratificado en el Senado como embajador de Panamá pero con 21 votos en contra, justificados en sus supuestas expresiones misóginas.

El rechazo fue promovido por las senadoras del Frente para la Victoria y se sumaron varios de sus compañeros hombres y pares de otros bloques.

A Del Sel le salvó su destino Miguel Pichetto. Desinteresado en sensibilidades femeninas, el jefe del bloque FpV frenó una rebelión interna que hubiera sido decisiva  y hasta intentó impedir la moción en contra del cómico.

Pero no evitó otro papelón cuando intentó callar a su par Marina Riofrío. “Acá mano yo”, le gruñó a la sanjuanina, quien lejos de achicarse, le dedicó varios insultos sin micrófono y pidió la palabra con insistencia hasta obtenerla.

Lo curioso es que Riofrío viene siendo parte de la mesa chica del bloque, pero dejó claro que no lo hará sumiéndose a Pichetto.

“Integré durante muchos años la banca de mujer y no puedo aceptar como embajador a alguien que ejerció la violencia mediática y simbólica gravemente. Se burló de la diversidad sexual y mostró una precaria retórica respecto a la educación de niños y niñas”, se despachó la sanjuanina.

No pocas veces Del Sel apeló al humor para hacer campaña con frases políticamente incorrectas. Le disparó un “vieja chota hija de puta” a Cristina en una entrevista con Jey Mammon.

En un spot de campaña el año pasado no dejó pasar una. Bromeó en un taller con “traer putas” y en una escuela recomendó a los chicos a no estudiar “y terminar como yo”. Sus afiches manoteando colas de mujeres colmaron la paciencia de las legisladoras.

“Cuando uno hace humor te descontextualizan. Yo he sufrido muchos ataques, mis hijas lloraban. Y soy un hombre”, se defendió en la Comisión de Acuerdos, cuando fue interpelado por su coterránea María Sacnun.

“No podemos conformarnos con disculpas vacías. No va corrigiendo la gravedad de sus dichos”, sentenció Riofrío en el recinto.

Y no estaba sola. Norma Durango, del peronismo pampeano, pidió la palabra para acompañar y recordar las marchas de “Ni una menos”, aquel reclamo popular contra los casos de femicidios.

Pichetto pidió dejar constancia de quienes habían levantado la mano para votar en contra, temeroso de que en una votación electrónica varios de los suyos se torcieran y el pliego de Del Sel se cayera.

Autodefinido como interlocutor de los gobernadores, estaba claro que el rionegrino no quería tirar una piedra con los embajadores.

Tanta era la tensión que muchas mujeres miraban a sus colegas con cara de furia por no rechazar el pliego. Ubicada en el sector de la oposición, Durango le clavó los ojos a las senadores radicales, que muy disciplinadamente se apartaron del tema.

Desde la presidencia de la sesión, Federico Pinedo leyó los nombres de los detractores de Del Sel y se escucharon varios gritos “anóteme a mí”.

La lista final arrojó 21 votos en contra. Por el FpV lo hicieron Virginia García, Marina Riofrío, Sigrid Kunath, Ana Almirón, María Sacnun, María Inés Pilatti, Anabel Fernández Sagasti, Ruperto Godoy, María Ester Labado, José Miguel Mayans, Liliana Fellner, María Ester Labado, Hilda Aguirre, Graciela De La Rosa, Inés Blas, Beatriz Mirkin, Mirtha Teresita Luna, Silvina García Larraburu y Nancy González.

También dejaron constancia de sus votos negativos Durango y Carlos Saúl Menem, quien reapareció y curiosamente no acompañó a Del Sel, con quien tantas veces se divirtió en sus años de presidente. LPO vio que también votó en contra la massista Miriam Boyadján. Pero no sobraba voluntad de hilar fino. Era peligroso para todos.

Juez y Puerta, los otros objetados

El Senado ratificó otros 11 embajadores y los únicos objetados fueron el cordobés Luis Juez (designado a Ecuador) y Ramón Puerta (a España), este último con 10 votos en contra.

La moción de votar en contra de Puerta la promovió la camporista Virginia García, cuñada de Máximo Kirchner. Anunció que junto a “otros legisladores” iba a rechazar su pliego por declaraciones que había hecho el postulado acerca de que respecto de la relación con España a partir del 10 de diciembre se pasó de un esquema de confrontación a otro de “normalidad institucional”.

La posición de García molestó visiblemente a Pichetto, quien no ocultó su sorpresa por el planteo y pidió que se identificase a los legisladores de su propio bloque que votarían en contra de Puerta.

Éstos resultaron ser diez: junto a García, cuñada de Máximo Kirchner, votaron contra el pliego de Puerta, Ruperto Godoy, Anabel Fernández Sagasti, María Pilatti Vergara, María Ester Labado, Marina Riofrío, Beatriz Mirkin, Ana Almirón, Nancy González y María Sacnun.

Respecto de Torres del Sel el rechazo al pliego fue expresado por Marina Riofrío (FPV) a raíz de los dichos “ofensivos” y de “violencia mediática y simbólica gravísima” del cómico ex Midachi hacia la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, las mujeres en general, homosexuales y con relación a la educación de niños.

También el senador Enrique Mera (FPV- Catamarca) manifestó su objeción respecto de Luis Juez, propuesto para la sede diplomática de Ecuador, porque dijo que al ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, le rompería “un televisor en la cabeza”. Mera juzgó de “imprudentes” e inapropiadas para un embajador las expresiones de su coterráneo pero no votó en contra.

Los otros embajadores avalados por el Senado fueron Martín Lousteau, (Estados Unidos), Diego Guelar (China), Juan Carlos Magariños (Brasil), José Octavio Bordón (Chile), Marcelo Stubrin (Colombia), Miguel Álvarez García (Bolivia), Oscar Moscariello (Portugal), Rodolfo Terragno (UNESCO), Luis Juez (Ecuador) y Guillermo Montenegro (Uruguay).

En la sesión también la Cámara dio ingreso a los pliegos de ascensos militares propuestos por el Poder Ejecutivo, que deberán ser considerados por la comisión de Acuerdos.
Además, en la reunión el Senado ratificó las autoridades del cuerpo para el próximo período parlamentario.

Así es que fueron confirmados en la llamada “sesión preparatoria” como presidente provisional el macrista Federico Pinedo; vicepresidente el ex radical K Gerardo Zamora; el vicepresidente primero Juan Carlos Marino(UCR); vicepresidente segundo Carlos Reutemann (neomacrista); secretario Parlamentario, el radical Juan Pedro Tunessi; secretario Administrativo, el macrista Helio Rebot; prosecretario Administrativo, el peronista Mario Daniele y prosecretario de Coordinación Operativa, Angel Torres.

El único cambio que se registró fue la designación del ex senador y ex diputado kirchnerista Eric Calcagno como nuevo pro-secretario Parlamentario en lugar del veterano Juan Estrada, quien ocupó ese cargo durante tres décadas.

 

Comments

comments

You may also like...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *