Un pequeño paso para los trabajadores, un gran salto para la derecha.

La perspectiva de un cambio en el mapa político Nacional, motivado por el surgimiento de un flamante bloque que unifica a todas las facciones de la derecha oligárquica anti-K, muestra un panorama polarizado como nunca. A través del oportunismo de agarrarse de legítimos reclamos de los trabajadores para justificar esta maniobra, diversos sectores de la derecha confluirán en la Plaza de Mayo buscando legitimar dicha alianza este miércoles 27 de junio, dando su apoyo a la medida de fuerza convocada por el secretario gral. de la CGT, Hugo Moyano, quien hace sólo unos dias mantuviera un enigmático encuentro con el Gobernador de la provincia Buenos Aires, Daniel Scioli. Ante este incierto escenario que se presenta ¿Hacia dónde va la Izquierda en Argentina?

RUGEN LOS MOTORES Y SE AJUSTAN LOS CINTURONES

Indudablemente, la movilización anunciada en vivo la semana pasada a través del canal TN por el lider de la CGT y máximo referente del gremio de los camioneros, Hugo Moyano para el miércoles 27 de junio, y tras haber realizado hace unos dias un paro fugaz con bloqueo de combustibles y camiones incluido en el cual hacer una demostración de fuerza, será mucho mas que una jornada de lucha mas, en la cual se reivindicarán históricos y legítimos derechos reclamados desde hace años por diversos sectores de la clase Trabajadores, como son, la reducción o quita del injusto “impuesto al salario”, y el reconocimiento de las asignaciones familiares: esta jornada será, sin duda alguna, un punto de inflexión en la vida política Argentina, y mas precisamente, en el mapa político, que sufrirá una claro reacomodamiento de las fuerzas en pugna y de los actores que protagonizan la actual coyuntura nacional.

Y es que, es imposible contemplar la situación remitiendonos sólo a los reclamos puntuales de los trabajadores que, vuelvo a reiterar, son 100% legítimos, y que vienen siendo levantados por los trabajadores desde épocas en las cuales incluso Moyano no se atrevía a cuestionar palabra alguna emanada por Nestor y Cristina, pero tan cierto como ello, es que el tan ruidoso “impuesto a las ganancias” contra el cual se lucha, es de un monto ínfimo en comparación con otras injustas sumas de dinero en las cuales los empresarios por ej. estafan al Pueblo Argentino en otro ámbitos de la sociedad, incluídos los mismos camioneros (frente a los cuales Moyano sigue mirando para otro lado) y que existen muchas razones tan valederas e importantes para el bolsillo de los trabajadores por las cuales luchar y reclamar.

Y esto no lo digo para justificar el impuesto y deslegitimar el reclamo, que, por si no quedo claro, apoyo y considero legitimo (puesto que no deberia descontársele ni un peso a un trabajador), si no, por el contrario, para señalar una realidad objetiva que también debe ponerse sobre la mesa: que se tenga en cuenta la magnitud de la hipocresía de Hugo Moyano al emprender semejante paro Nacional, semejante medida de fuerza, de boicot, de desabastecimiento, al levantar una medida de estas características como “demanda central”, a la cual se suma entusiasmada la demagogica de derecha reaccionaria que lleva años intentando serrucharle el piso en vano a La Presidenta Cristina Kirchner.

¿Hubiesen apoyado los diversos sectores de la derecha tal exigencia de haberla realizado Moyano dentro de los marcos del Kirchnerismo y con el aval de Cristina? ¿la hubiesen apoyado el resto de los actores? ¿la hubiese apoyado Cecilia Pando, por ej. acérrima anti-Kirchnerista, o el diario Clarín? ¿o por el contrario, de haber sido una medida promovida desde el seno del Kirchnerismo, se hubiese resaltado sus puntos negativos, y hasta se hubiese repudiado a los camioneros por el sólo hecho de ser los trabajadores mejores pagos del pais?

EL TABLERO

Pero, comencemos entonces a posicionar las piezas sobre el tablero. Hay varios factores en juego que tenemos que tener en cuentra: el 12 de julio, se vence el mandato como secretario general de la CGT para el lider camionero, quien ha sufrido un progresivo proceso de aislamiento los últimos años promovido por Cristina y su gabinete, en favor de otros sindicalistas mas leales y menos poblemáticos quizas para el oficialismo. Esta crisis se ha profundizado con aun mas fuerza tras la muerte de el ex-Presidente Nestor Kirchner en octubre de 2010, quien era mas propenso al dialogo con el lider camionero, y sobre todo aún, desde agosto del año pasado, cuando Cristina le pegó un portazo en la cara al lider camionero frente al armado de sus listas dejando afuera sis pretensiones de ganar espacio en el Gobierno, que en cambio decidió favoerecer a los espacios de la Juventud Kirchnerista (como La Cámpora) y otros aliados afines (por ejemplo, haberle dado la vicepresidencia al tan odiado por Moyano, Amado Boudou, en vez de a un sindicalista afín al camionero, como este había propuesto). Desde entonces, Moyano ha venido puteando por lo bajo, aunque cada vez mas esos murmullos se han ido transformando en comentarios y finalmente hoy, en bozarrones.

Ante este panorama, en el cual las encuestas le han venido jugado en contra para su continuidad en la CGT, y la política de aislamiento parecía cercarlo cada vez mas, el camionero hace una última jugada arriesgada con las piezas que le quedan a su favor en el tablero (camioneros), y, lejos de resignar su poder, ha decidido hacerle un jaque a la reina a Cristina, aprovechando el desabastecimiento inmediato que son capaces de generar los 200.000 camioneros del pais al tomar este tipo de medidas de fuerza abruptamente: su jugada consiste en promover una ruptura con el Kirchnerismo, pero por Izquierda y de una manera desafiante e irresistible para todos los gustos; y esto lo ha hecho levantando demandas tan legítimas e históricas de la clase trabajadora como son la quita al impuesto a las ganancias y la lucha por el reconocimiento a las asignaciones familiares, incluso después de haber logrado cerrar las paritarias a su favor con el 25% que había reclamado.

Si la movida le sale bien, el lider camionero, que ha manifestado su admiración por Lula y su sueño de aspirar a una trayectoria similar que pudiera catapultarlo a niveles mas altos de poder (incluso la Presidencia) y que fue letalmente herido cuando la vicepresidencia que soñaba para él o para algún títere suyo en la lista del FPV (votada por el 54% de los Argentinos en octubre) se le escapó de las manos, no solo lograría revertir su repliegue y equilibrar la balanza de poder a su favor, si no que, se erigiría como un claro referente de amplios sectores del movimiento obrero y diversos sectores políticos opositores de derecha, e incluso progresistas, los cuales, al no haber podido construir un contrapoder lo suficientemente fuerte como para enfrentar al Kirchnerismo por su propia vía, y que apoyan cada protesta de los trabajadores independientemente de las condiciones en que esta se desarrolle, no tienen mas remedio que encolumnarse en esta manifestación, aunque refunfuñando por lo bajo contra quienes la convocan.

Al ala izquierda, entonces, el paro recibe el apoyo de referentes como Pablo Micheli, de la CTA disidente, quien en un acto de cierta prudencia que, mas alla de colocarlo apoyando esta movilización, por lo menos ha decidido apoyarla “desde afuera”, negándose a acudir a la Plaza “mestiza” de ideologías y facciones que sera coloreada este miércoles, al hacer rancho aparte de la movilización Cegetista en la cuál asistirán sectores de la derecha. Por su parte, Pino Solanas, de Proyecto Sur brinda su apoyo, quien a pesar de velar por la reconstrucción del sistema ferroviario, mantuvo recientemente una curiosa y discreta reunion con el lider camionero al que poco debe gustarle, por cierto, los recientes anuncios en materia de inversión anunciados por Cristina para reconstruir el Belgrano Cargas y disminuir la dependencia del transporte sobre ruedas. O los dirigentes del Frente de Izquierda que, a pesar de manifestar su repudio a la imagen del camionero identificado con la tan odiada burocracia sindical, decidieron inmediatamente asistir a la movilización de la CGT convocada a la Plaza de Mayo para el miércoles, viéndola como una jugosa oportunidad en de disputar la conciencia de las masas historicamente Peronistas; al centro y en una tibiedad que conduce al olvido, a ser espectador, a la ionconsecuencia y la indecisión, Hermes Binner, la esperanza anti-K de 2011 para los oligarcas progresistas y los izquierdistas de derecha, que después de haberse presentado como “el ferreo opositor de Cristina”, en pocos meses se ha diluido y esfumado del panorama político actual, y hoy sólo se limita a ser el único en todo este juego que se abstiene al “no apoyar la marcha” e incluso… realizar llamados al Oficialismo para un “futuro gobierno de coalición” (!); al ala derecha, la facción reaccionaria, representada por Francisco De Narváez, Ricardo Alfonsin, la pro-dictadura Cecilia Pando, (quien encabezó los recientes cacerolazos en los barrios mas pudientes de la C.A.B.A y la Zona Norte de Buenos Aires), la Mesa de Enlace, propulsora de las tristemente inolvidables jornadas de 2008 en contra de la 125, y hasta el mismismo Mauricio Macri, quien anunció que asistirá a la marcha convocada por Moyano; todos personajes que tras el fracaso de octubre y la aparente perdida de rumbo en varios de ellos, encuentran una figura que, a pesar de no ser de su agrado, es capaz de enfrentar y con mucho poder a Cristina, algo en lo cual ellos fueron completamente incapaces durante todos estos años, convirtiéndose en “furgón de cola” de este al anunciar un apoyo incondicional a una movilización que levanta reclamos de masas trabajadoras totalmente contrarios a sus idearios Liberales (puesto que buscan favorecer al trabajador en detrimento de los empresarios y grupos económicos a los que claramente  representan).

LA DERECHA ¿MITO O REALIDAD?

¿Acaso se ha vuelto loca la derecha, que decide apoyar con tanta fuerza una movilización convocada por un personaje al que tanto detestan, como es el indomable sindicalista Hugo Moyano, que levanta ambiciosos reclamos históricos de los trabajadores, y que además, los encontrará en la misma plaza con sectores de la Izquierda Trotskista e incluso movimientos sociales y otras fuerzas mas radicalizadas?

No. Por el contrario, la derecha apuesta hábilmente todas sus fichas a esta coyuntura, como en el casino, a dos claros objetivos: el debilitamiento del gobierno de Cristina Kirchner, por un lado, y por el otro, al surgimiento, de una vez por todas, de una fuerza opositora unificada que englobe la cruzada anti-K como una “causa nacional”, capaz de arropar a las diversas tendencias con una misma frazada, mas alla de los intereses que indudablemente difieran de estas. Y es que la derecha heterogenera (UCR, De Narváez, Macri, Oligarquía del campo), tras una década dándose contra la pared, ha entendido que, para alcanzar el poder, no pueden ir contra el Peronismo, tan hegemónico en la sociedad Argentina, y no les queda alternativa mas que tranzar con los sectores anti-Kirchneristas y mas derechistas de esta fuerza; Macri fue el primero en darse cuenta de ello, al unificar en 2011 incluso listas con el Duhaldismo en las elecciones del año pasado, y forjar la Unión Pro-Federal en varios lugares del país, la cual le dio bastantes buenos resultados, y ahora parece que el Radicalismo también comienza a tirar la toalla en su sectarismo “Alfonsinista” para comenzar a darse la mano, de mala gana, con los sectores del PJ anti-K; y que mejor, para perpetrar dicho bloque, que un ex K como el poderoso lider camionero Hugo Moyano como potencial aliado, quien les abre la cancha, con este apoyo que por supuesto, no rechazará, a la posibilidad de incidir en un sector tan historicamente inaccesible para estos devotos del mercado como es el sindicalismo de la CGT.

La derecha, que ademas aprovecha los recientes cacerolazos en los cuales la clase media desamparada pide a gritos representación política alguna, enfurecida ante el fracaso de sus candidatuchos en octubre, sumado al repudio de medidas retrógradas para sus propios intereses anunciadas recientemente por el Gobierno Nacional (cepo al dólar, restricciones a las importaciones), entonces, es mas conciente que nadie de que, dar un paso atrás en este contexto, apoyando una medida de fuerza de los trabajadores como la de este miércoles, a futuro, puede significarles para sus intereses varios pasos adelante y capitalizaciones políticas vitales, si logra consolidar después del miércoles, este nuevo bloque que además, destacaría a otro personaje crucial, el hombre que puede hacer la diferencia en todo esto: Me refiero al Gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, qiuen ha venido apostándole durante casi una década a la ambigüedad que le permitiera estar bien con diós y con el diablo, mientras construia su poder sigilosamente y sin exponerse en lo mediático (a pesar de que por estos dias Clarin le prepara el terreno al dedicarle no pocas páginas “solidarizándose” con el gobernador ante la “feroz” ostigación que recibe desde el Oficialismo). Hombre que siempre se mostró leal a Nestor y Cristina, pero que nunca cerró cable de contacto alguno con los sectores del ala derecha Peronista (Duhalde, Rodríguez Saa, De la Sota, Das Neves), y que tras su rotundo triunfo de octubre, recientemente expresó con mucha confianza su voluntad Presidencial para el 2015, al tiempo que profundizó en estas últimas semanas su acercamiento con el camionero Hugo Moyano.

LAS DISPUTAS

Entonces, el panorama nos muestra en conclusión, una realidad estratégica política muy interesante: por un lado, el lider camionero haciendo su jugada maestra en la cual, aún si tuviera que despegarse próximamente de la CGT (en la cual no obstante, sus hijos Pablo y Facundo Moyano seguirán influyendo con mucho peso tanto en camioneros como en la Juventud Sindical), logra una hábil ruptura con el gobierno que no sólo lo deja bien parado frente a sus detractores clásicos de Izquierda, que han mordido el ansuelo y no tienen mas alternativa que apoyar su llamado a la protesta, debido a su aún incipiente incidencia en la clase trabajadora y su necesidad de poder acercarse a ella, como ya he señalado, y la necesidad de apoyar reclamos tan históricos como los levantados como excusa para convocar la huelga, si no que también, le abre la cancha para iniciar conversaciones y alianzas a sectores que hasta el dia de hoy no encontraban un rumbo o una via para enfrentar verdaderamente al Gobierno y convertirse rivales dignos de este, y que ahora divisan un camino a recorrer juntos dejando sus diferencias partidarias de lado, para asi intentar acorralarlo de una vez por todas; todo esto, por supuesto, con el apoyo de los grandes medios de comunicación reaccionarios que ya todos conocemos y no creo necesario citar, y que tambien queman sus naves contra el tiempo cada vez mas corto, ya que el 7 de diciembre de este año es el plazo establecido por la Ley de Medios impulsada por el Oficialismo durante el primer mandato de La Presidenta, para que estas corporaciones monopólicas que cuentan con hasta 250 medios adquiridos a lo largo del pais (cadenas de radio, TV e internet), reduzcan sus licencias a máximo 24, y que por tanto, harán como nunca de voceros “oficiales” sin chistar de cuanta oposición surja por izquierda, derecha, diagonal, norte, sur, sin hacer gran diferencia entre el cipayismo gorila, el golpismo oligárquico o el izquierdismo metafísico.

En el sueño de exprimir al máximo el boom de la soja que favorece al ingreso de divisas al pais desde hace aproximadamente una década, los sectores de la derecha mas reaccionaria buscan apostarle como nunca a un modelo de mercado que limite al máximo el intervensionismo Estatal y el gasto público a costa de los impuestos aplicados sobre la renta agraria (subsidios familiares, derechos sociales, planes de vivienda y trabajo, como los recientemente anunciados por La Presidenta, en presupuesto en salud y educación) y que destruya a su vez todo intento industrializador, proteccionista y de promoción de subsidios a fábricas, en pos del avance del monocultivo de soja y de devolver a la Argentina al lugar en el mundo capitalista que seguramente consideran “nunca debió haber abandonado”, (el de país puramente agroexportador), sin que les importe demasiado a estos señores sirvientes de la oligarquía las consecuencias de ese nefasto proyecto. En contraposición, el Gobierno Nacional, continúa tras casi una década soñando con una burguesía industrial fantasma que, a pesar de sus esfuerzos por motorizar la producción nacional impulsando millonarios subsidios a grandes multinacionales (como las automotrices o las megaminerias), garantizando bajas cargas impositivas y tapándose los ojos frente a la generosa terciarización y flexibilización laboral de la cual se les permite abusar, sigue sin aparecer (mas si tenemos en cuenta que muchos capitalistas de la UIA… no son si no Yanquis, Canadienses y Europeas).

En la búsqueda de ese sincero anhelo industrializador que no llega, o que continúa siendo incipiente para generar una magnitud industrial congruente en relación a la población Argentina, el Kirchnerismo continúa confrontando de frente contra los sectores oligárquicos representados por el bloque de derecha: lo hizo con la 125 (mayores retenciones a las multimillonarias exportaciones agrarias), con las exigencias de liquidar divisas en el país a los agroexportadores, con el control del dólar, aplicando frenos a las importaciones en vias de promover todo tipo de producción “nacional”, subsidiando a grandes industrias, megamineras, y fábricas automotrices, y recientemente, aplicando un aumento en la carga impositiva a grandes propietarios de hectáreas de tierras productivas; en resumen, buscando sacarle el jugo como nunca al mayor porcentaje de renta agraria diferencial posible obtenido por la oligarquía agroganadera, en un panorama bastante favorable para los precios de las materias primas a nivel mundial incluso en estos tiempos de crisis internacionales (con la tonelada de soja que no baja de los 520 U$S), y apoyando con subsidios multimillonarios toda inicativa inversionista en el país capaz de generar desarrollo industrial y aumentar el PBI nacional, a costa de la generación de empleo altamente flexibilizado, al verse terciarizado en gran medida, y contener costos de salarios cada vez mas bajos en relación a las altas tasas de inversión y ganancia logradas por los grandes Capitalistas (y eso sin contar los altos índices de productividad obtenidos de una explotación cada vez mayor a los trabajadores de todas las ramas dentro de un determinado tiempo de trabajo).

Este profundo choque de fuerzas e intereses toca su punto mas alto en este 2012, entre el bloque oligárquico representado por la Mesa de enlace, el Peronismo Federal, el PRO, la UCR, por un lado, y por el otro, el sector megaminero y de la UIA, representado por el Kirchnerismo que mantiene su hegemonía con el apoyo de diversos movimientos sociales y piqueteros, de la Juventud Peronista, de la CTA de Yasky, y de los sindicatos de “los gordos” (encabezados por el candidato para la CGT a suceder a Moyano, Caló de la UOM), ante los cuales Cristina y su gabinete deberán verse obligados a cederles mas poder si no quieren tener que retroceder y afrontar una crisis peor que la de 2008.

Esto último se presenta como una necesidad estratégica ineludible al verse el Oficialismo al borde de perder la pata sindical mas valiosa que sustentaba su especie de “Frente Nacional” (la CGT), y que logró mantener bastante firme al modelo desde el 2003 y hasta por lo menos el año 2010, o al menos, ocultar todas sus fisuras al dar un apoyo incondicional al mandato Kirchnerista, mirando para otro lado todas estas demandas que, como la cámara de una bici parchada una y otra vez, comienzan de golpe a erosionar todas juntas ante la piedra arrojada por Hugo Moyano, viéndose el líder camionero obligado a tener que romper con el Gobierno frente a los progresivos espaldarazos de este, y a continuar su construcción de poder ahora por fuera de las estructuras del Kirchnerismo, y aliándose con quien haga falta o recibir todos los apoyos necesarios vengan de donde vengan, con tal de mantener su hegemonía entre los trabajadores.

¿Y LA IZQUIERDA?

En esta coyuntura, la Izquierda elige y con una incuestionable sinceridad, jugar su carta de brindar su apoyo indoncional a un reclamo innegablemente legítimo e histórico de los trabajadores. La pregunta de oro es ¿Acaso no hubiese Moyano convocado a una huelga que pusiera en jaque al gobierno de todas formas? si supongamos, no existiera el impuesto a las ganancias ¿no se protestaria por otros motivos de los millones que puede ofrecer el injusto sistema capitalista como chivo expiatorio o excusa para un sindicalista ambicioso y sediento de poder que ahora se vé de la vereda de enfrente del Gobierno en el cual se amparaba y al que apoyó incondicionalmente durante casi una década? ¿y cuando mas claramente quedó demostrado ello? Cuando el reclamo inicial de Moyano, de paritarias al 25% para los camioneros (y sin hacer mencion alguna del impuesto a las ganancias todavía), fue desbaratado frente a sus medida de fuerza del paro de la semana pasada, en el cual el gobierno logró acordar tal porcentaje con los empresarios, y lo que es mas grave, aún cuando los empresarios que negociaban con el Gobierno y camioneros, reconocieron que los convenios colectivos habian sido homologados justo ANTES de que los camioneros decidieran hacer su medida de fuerza de parar y bloquear las salidas de camiones de combustible, en una medida claramente destinada al boicot y la demsotración de fuerza.

Sin embargo, el hecho político mas inmediato que ven ingenuamente los sectores de la Izquierda, que en sus desesperados intentos de meterse a los codazos desde hace años en las grandes ligas de la política Argentina, muchas veces ha terminado en offside en mas de una disputa (nuevamente, conflicto del Campo en 2008), es el de lograr mayor repercusión entre los trabajadores de gremios que, si bien no son espacios en los cuales sea imposible lograr repercutir, muestran una profunda lealtad a la doctrina Peronista (a diferencia de los terciarizados por los cuales tan inclaudicablemente han luchado, por ej. los sectores del Trotskismo), a los sindicalistas que los representan (como los camioneros con Moyano), y que, aún con el impuesto al salario contra el que protestan, se hallan entre los trabajadores mejor pagos del país. Entonces ¿hablo de claudicar la lucha de ideas en estos sindicatos, y tirar la toalla? De ninguna manera, puesto que la lucha hay que darla en cada segundo allá donde estén las masas trabajadoras, y de hecho, con mas dureza y precisión en aquellos lugares que se presenten como mas reaccionarios o de difícil acceso al clasismo o la Izquierda combativa. La realidad es que el terreno y las condiciones de lucha la ponen quienes tienen el poder político y económico, y no las fuerzas de Izquierda. ¿entonces, es una contradicción hablar de “estar allí donde están las masas”, pero calificar de “ingenua” y hasta “reaccionaria” la participación en esta marcha de las fuerzas de Izquierda.

No es el hecho de que la marcha sea convocada por Moyano o por la CGT el problema en si, si no, las circunstancias especiales en que esta es convocada, los actores políticos, sociales y económicos que giran expectantes, y el futuro que se juega como nunca para la vida política y económica Argentina: la convocatoria no parte de una presión incontenible e inagotable de los camioneros sobre Moyano, puesto que, este gremio durante casi 9 años apoyó incondicionalmente al modelo nacional y popular del Kirchnerismo… mientras Moyano lo acompañó. O de un malestar urgente de miseria en sus condiciones de explotación laboral o bajos salarios, o de pérdidas repentinas en masa de sus puestos de trabajo, o como lucha revolucionaria conciente y clasista (como las movilizaciones de junio de 1975, por ej. convocadas por la burocracia de la CGT, es cierto, pero bajo gran presión del movimiento obrero organizado, conciente y socialista, en torno a coordinadoras en lucha y con grandes chances de conducir a las masas), si no que, mas alla de que haya estado en la agenda de la CGT y de los trabajadores desde siempre, y mas alla de que existan condiciones de explotación, de salarios desproporcionales, y otros tantos problemas que hay que por supuesto repudiar, la medida de fuerza contra el impuesto a los salarios surge como la excusa perfecta e indicustiblemente progresista que le diera a Moyano legitimidad para emprender esta movilización, y justificar entre sus compañeros camioneros y de la CGT, además, su ruptura con el Gobierno.

Por su poder de convocatoria, podría haber protestado contra la megamineria, y hubiese sido legítimo su reclamo, y por ende, el apoyarlo desde la Izquierda; podría haber protestado por abolir la Ley anti-terrorista, y hubiese sido legitimo; podría haber protestado contra la terciarización laboral, y hubiese sido legítimo; podría haber protestado contra el capitalismo y la abolición de la ley de entidades financieras, y hubiese sido legítimo. Pero le tocó a estas demandas ser las elegidas, a los camioneros (quienes lo han llevado dónde está, y a los cuales, ciertamente, nunca les ha fallado en cuanto a reinvindicaciones salariales dentro del marco del sistema) ser los trabajadores con quienes se está jugando con tanta demagogia, y a amplios sectores de la Izquiqerda, además, volver a caer en la trampa de los oportunistas, los oligarcas y los golpistas, una vez mas: como en el conflicto del campo del 2008, en el cual algunos sectores todavía mostraban cierta prudencia, pero muchos otros, corrían desesperados a apilarse entre los cientos de miles de oligarcas que desfilaban en torno al monumento de los Españoles por el puro afán de “estar allá donde estan las masas en sus reclamos para disputarles la conciencia a la Burguesía”; como en el apoyo a Menem de 1989 y su “Frente Nacional de revolución productiva” para derrotar al Alfonsinismo decadente; como en 1982 cuando Galtieri recuperó las Islas Malvinas en uno de los peores actos de demagogia de nuestra historia, y frente al cual, una vez mas, parte de esa Izquierda que mas o menos había sobrevivido al proceso, no pudo ser “aguafiestas” de la efervescencia popular, y se sumo al apoyo incondicional a esa dictadura asesina y a dicha alocada y sanguinaria aventura; como en 1976, cuando algunos sectores de la Izquierda caracterizaban de “dictablanda” a Videla; como en 1946 cuando la Izquierda de aquella época, en su afán de enfrentar al “Facismo Peronista”, cerraba filas y estrechaba manos con lo peor de la oligarquía reaccionaria, de los liberales, de los conservadores, del Imperialismo Yanqui, para combatir incansablemente ese proyecto industrializador y que, si bien no era “la revolucion socialista” y se movía dentro de los marcos del capitalismo, ofrecía a los trabajadores, aun con sus aciertos y errores, derechos sociales y laborales, mayor soberanía política y económica, y un modo de vida muchísimo mas digno que el existente previamente a 1946, a su vez que organizaba a los obreros en torno a su conciencia de clase, y abría el terreno para futuros avances hacia horizontes cada vez mas progresistas, de no haberse cortado estos con las bombas y balas de Lonardi, Aramaburu y el Almirante Rojas en 1955, aplaudidos por esa Izquierda reaccionaria que “creyó estar donde estaban las masas”, y que como tantas otras veces en la historia, terminó siendo un actor de reparto de una triste película protagonizada siempre por los mismos actores reaccionarios que aparecen y reaparecen una y otra vez, siempre mutando de diversas y cada vez mas sorprendentes formas. Esta bien que hoy, es la CGT, un sindicato de trabajadores la que convoca la marcha, y eso es lo que la vuelve tan aparentemente irreprochable e incuestionable, por que, repito una vez mas, EL RECLAMO ES JUSTO, pero, a su vez pregunto ¿En esta jornada del miércoles 27 de junio, acaso la Izquierda se planteó realmente la magnitud de las consecuencias políticas que podría acarrear un debilitamiento del Kirchnerismo en detrimento de una consolidación de un poderoso bloque de derecha representado por todos los actores antes citados, teniendo en cuenta, a pesar de sus buenas intenciones, su incapacidad de incidir considerablemente en todo este panorama debido al verse frente a relaciones de fuerza y de propaganda totalmente desventajosas para sus objetivos honestamente revolucionarios, y mas teniendo en cuenta que los megamedios de comunicación que cubran la marcha, se encargarán frente a los millones de Argentinos de destacar sólo a los actores políticos que le sean de su conveniencia (Clarín, La Nación, TN), y por el otro río, frente al 54% que en octubre tomó su decisión, de defenestrar el rol supuestamente “reaccionario”, “funcional”, “gorila”, “sectario” y “cipayo” de esta Izquierda (6-7-8, Página/12, Tiempo, Duro de Domar)?

La incidencia en las masas no se logra simplemente aguardando a que las burocracias que detentan el poder sindical de un pais, convoquen cuando se les dá la gana a grandes movilizaciones como excusas para que confluyan y cierren acuerdos en ellas las tendencias mas reaccionarias de las oligarquías en contra de un Gobierno que, a pesar de no declarar un Soviet en el territorio que gobierna, de estar plagado de contradicciones inevitables en un marco de globalización, capitalismo y desprestigio post-URSS, y de bancar a importantes sectores capitalistas para mantenerse en el poder, continúa siendo mucho mas progresista que toda la camada de fuerzas vendepatrias que desfilarán sacando pecho por la Plaza de Mayo en la tarde del 27 de junio, como son los de golpe “convencidos revolucionarios” solidarizados con la causa de los trabajadores en su lucha contra el impuesto al salario, Mauricio Macri, Francisco de Narváez, Cecilia Pando, Raúl Alfonsin, Eduardo Duhalde, la Sociedad Rural, con quienes tendrán que compartir escenario político, ya no frente a un “Perón Fascista”, ni siquiera un Alfonsín tambaleante, si no, una Cristina Kirchner vapuleada hasta el cansancio por esos personajes y los medios de la reacción que, lejos de reflejar los problemas reales que aún existen en el pais y en nuestro Pueblo (salvo con fines estratégicos y anti-K), solo se han dedicado a resaltar una y otra vez los casos de corrupción y negligencia que, evidentemente, hay que denunciar y contra los que hay que luchar, pero que han envenenado la cabeza de por lo menos el 46% de la población, a tal punto de que, mas que “voto bronca”, esta no ha parado de manifestar su “voto odio”, y sus gritos de rabia enceguecida cada vez que le ha sido posible.

La incidencia, por el contrario, se logra con arduo y constante trabajo de base todos los dias, teniendo sentido de la realidad y sentido histórico y autocrítico, dejando sectarismos de lado, y defendiendo proyectos en vez de ideologías; levantando programas en vez de sólo vacías consignas; impulsando políticas propias en el dia a dia, en un barrio, en una fábrica, un lugar de trabajo, un parque, una escuela, y unificando tendencias que se llamen “revolucionarias” o progresistas bajo las mismas banderas de lucha, Y lo mas importante, generando una conexión profunda e íntima con las masas, con su cultura, sus tradiciones, sus sueños, su historia, sus valores, para asi, lograr contagiarles los deseos de cambios sociales cada vez mas profundos y revolucionarios. Pero eso es muy difícil de entender para muchas de las fuerzas que leen la realidad mas desde sus textos marxianos y sus lupas ideológicas ortodoxas de las que parece, les es tan difícil desapegarse desde el siglo XX, que de la realidad que le toca afrontarl, es decir, partiendo de las posibilidades reales estructurales, y los ideales que hacen al Pueblo Argentino. De lo que se trata es de amoldar la teoría a la realidad, y no la realidad a la teoría. Pero este seguirá siendo el karma de la Izquierda que, no ha hecho mas que chocar de frente una y otra vez contra la identidad histórica que aun hoy identifica a cientos de miles de trabajadores y sigue dándole tanto asco y tantos dolores de cabeza a la Izquierda: El Peronismo, que lejos de ser valorado críticamente, con sus errores y aciertos, con su rol histórico y dialéctico, es repudiado, defenestrado, bastardeado, odiado, y hasta llamado a ser “destruido” por estas Izquierdas que, después de casi 30 años, siguen registrando (y aun después de la rebelión de 2001), una escasa incidencia en el corazón de las masas Argentinas. Que lejos quedaron las épocas en las cuales la Izquierda marxista y la Izquierda peronista, habian entendido que debian golpear juntos y marchar separados para lograr transitar el largo camino de la liberación, aun con los avances y retrocesos de esa epopeya. Una cosa fue segura de ese cokctail: hubo de ser necesario un 1976, para frenar esos movimientos tan poderosos que, tambien en algun momento fueron incipientes, pero con el esfuerzo constante y siendo consecuentes con la realidad de su época, lograron masificarse en pocos años y fundirse con el pueblo trabajador, a diferencia de la Izquierda actual que, lejos de ello, no para de fundirse a si misma en mil pedazos frente al pueblo trabajador, y que cada vez está mas miope y mas alejada de la brújula que parece habersele extraviado hace tanto tiempo.

OJALÁ

Ojalá que varias de estas tendencias de Izquierda, se den cuenta el tremendo prestigio que resultará todo esto para Moyano y para quienes apoyen su causa desde el anti-kirchnerismo; del bloque político que se viene integrado por fuerzas de la UCR, la UDESO, el PRO, el Peronismo Federal, de Scioli y Moyano hegemonizando la vanguardia opositora, con todas estas tendencias reaccionarias a la cola ansiando clavar sus garras sobre las conquistas sociales logradas en los últimos años, que si bien, están lejos del socialismo, no menos lejos están de ese neoliberalismo aterrador que durante 25 años (1976-2001) sumió a nuestro Pueblo en la peor de las miserias con el saqueo y la explotación propiciada por muchos de estos señores con los cuales estarán cara a cara, codo a codo, en la plaza de mayo este miércoles; esa derecha astuta, que sabe de estrategia, y que al mejor estilo Von Clausewitz o Tsun Tzú, sabe como dar un paso atrás para luego dar varios adelante.

En contrapartida, la Izquierda, cada vez mas espontaneísta, a lo sumo podría aspirar a acompañar un pequeño paso adelante, el cual ni siquiera será capaz de hegemonizar o disputar al menos en cierta medida dicha conducción, y que en el largo plazo podría desencadenar muchos pasos atrás que seguramente harán agarrarse la cabeza a mas de uno de los que marchen junto a los compañeros trabajadores que luchan por que se les retire un impuesto injusto que, reitero, sigue siendo ínfimo en comparación de otras reinvindicaciones sobre las cuales Moyano mira para otro lado y que debemos exigir NO en nombre de epopeyas políticas reaccionarias oportunistas, si no, de luchar por los derechos de los hombres y mujeres que laburan en un marco de explotación Capitalista despiadado, y cuya única finalidad política, lejos de legitimar el armado de poderosos bloques de derecha, sea la de promover la concienca clasista y combativa, la organización política conciente, la lucha contra la burocracia sindical y contra la derecha, la lucha por mayores reinvindicaciones en materia de soberanía; todos fines políticos que JAMAS serían levantados ni por Moyano, ni Alfonsin, ni Macri, ni De Narvaez, ni por la Mesa de enlace, ni por ninguno de los personajes de derecha que apoyan tan fervientemente esta movilización que, aun consiguiendo este derecho para los trabajadores, lejos de implicar riesgos politicos posteriores como bien han calculado, les significaria una victoria hegemónica para sus futuros planes maquiavélicos muchos mas importante incluso que la de 2008 en la lucha por la 125.

Ojalá me equivoque en este análisis, en este panorama en el cual Moyano y Scioli (este último tambien cada vez mas repudiado en el seno del Kirchnerismo, hostigado por su vice Mariotto, ninguneado por el resto de los ministros y detestado por la JP), parecieran ser los que mas apuestan a todo o nada, poniendo en riesgo sus hegemonías y cargos dentro de los marcos del Kirchnerismo (secretario de la CGT y Gobernador de Buenos Aires, respectivamente), y deseando abrirse paso como abanderados de una derecha que, a lo sumo, solo podía continuar flotando en la verborragia, pero que comienza a ver una luz en el camino en un año en el cual el Gobierno ha tomado alguna de las peores y las mejores decisiones de sus casi 10 años de gobierno, en el cual los números del modelo cada vez cierran menos, en el cual los sectores de la derecha mas vendepatria perdieron toda paciencia y parecieran no querer tener que aguantar hasta el 2015, y frente a lo cual la Izquierda parece “no importarle” demasiado todo esto, ni siquiera la posibilidad de que Cristina y su Gobierno pudiese derrumbarse, mientras nadan en sueños de masturbación socialista, por los que debemos luchar, pero que muchas veces, por quererlo todo de golpe, faltando mucho, terminamos alejándonos, quedándonos sin nada, y teniendo que volver a empezar desde cada vez mas lejos y en peores condiciones.

Ojala ese fantasma de “la derecha gorila”, a la cual no hay que hacerle el juego, ni serle funcional, ni servirle como caldo de cultivo, realmente haya sido un cuento de la JP para “espantar a los críticos” y “perpetuarse en el poder”, y que no sea, justamente, como en el cuento de Juanito y el Lobo, que cuando se comprobó que realmente decía la verdad, después de tanta joda, se lo devoró el Lobo de un bocado, y nadie hizo nada para evitarlo. Y ese Lobo, que crece, una vez que tiene el poder, no distingue color político entre los que estamos de la vereda anti-capitalista, ni se acordará de quienes estuvieron una vez en la Plaza de Mayo a la hora de empezar a morder para todos lados una vez derrotado su rival mas fuerte, ni mucho menos, de lo “injusto” que era el Gobierno de ese rival con los trabajadores que, dudo mucho, sigan significándoles un motivo de desvelo a esos señores que durante 9 años, no han hecho mas que fantasear con derrotar al Peronismo y al Kirchnerismo, y para lo cual, finalmente, deberán recurrir, ironicamente y rozando el extremo de lo inescrupuloso, a un Peronista al que odiaban, quien durante esos 9 años, se presentara a si mismo como “el mas ferreo de los Kirchneristas.” Pero, despues del Braden o Perón, nada debiera habernos vuelto a sorprender en nuestra historia a la hora de ponernos a dibujar machetes políticos.

Manu Altermundista: voodoochild.89@hotmail.com

FUENTE: http://www.facebook.com/notes/manu-altermundista/un-peque%C3%B1o-paso-para-los-trabajadores-un-gran-salto-para-la-derecha-sobre-el-par/485150078178212

Comments

comments

You may also like...